Conectarse

Recuperar mi contraseña

PhotobucketPhotobucket
[clickea para mandar mp]
Últimos temas
» Apocalypse [Aracne Snake]
Lun Jul 03, 2017 5:55 pm por Afiliador

» Code Geass: Endless Dark [Cambio de botones]
Dom Feb 10, 2013 12:50 am por Invitado

» Aviso de Code Geass: Endless Dark
Mar Dic 11, 2012 5:05 pm por Invitado

» Aviso de Dark Souls
Lun Nov 19, 2012 10:00 pm por Invitado

» Afiliación "Golden Age a.R" [Elite]
Mar Sep 04, 2012 5:22 pm por Invitado

» Lacrim Tenebris. Foro Steampunk/Fantasía. (+18)- [Élite]
Dom Sep 02, 2012 11:25 am por Afiliador

» {Pokémon Battle Royale}{Afiliación Élite}
Vie Ago 24, 2012 4:40 pm por Afiliador

» Toxic Academy {{Recién abierto}}
Vie Ago 17, 2012 10:47 pm por Afiliador

» En este momento pienso que...
Mar Ago 14, 2012 1:51 pm por Hisumi

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Miér Jul 19, 2017 2:53 am.
Code Geass: Endless Dark vocaloid melody rolSubZero
Photobucket
[Da click para ver nuestros afiliados]

Planes de dolor... [Priv. con el engreído ese (?)]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Planes de dolor... [Priv. con el engreído ese (?)]

Mensaje por Nebiros el Miér Abr 11, 2012 9:18 am

El día estaba nublado y llegando a su fin. Los esponjosos elementos atmosféricos apenas si permitían que la roja luz del sol moribundo se filtrase para iluminar la ciudad principal del Reino de Crassis.
Aquellas mismas bandas de luz eran absorbidas por la negra pintura de un siniestro carromato que se aproximaba a la ciudad como venía a hacer desde hacía ya bastantes semanas.
Los lugareños aún dudaban sobre la enigmática identidad del noble en cuestión que viajaba en el oscuro medio de transporte, aunque lo que tenían claro era que no debían cruzarse en su camino so pena de muerte; un animal de granja se había salido de su corral en una de las primeras ocasiones en la que el noble había acudido a la ciudad y había sido atropeyado sin compasión ni freno alguno por el vehículo, cuyo conductor había podido ver al animal a metros de distancia con tiempo de sobra para frenar.
Aunque claro... el conductor y los cuatro guardias que viajaban en la delantera y la trasera del carromato eran otro misterio por resolver aún más siniestro. Todo el que se había acercado a tratar de sonsacarles algo sobre su señor había recibido siempre la misma respuesta: un inquietante y total silencio.
Además, todos ellos despedían un olor extraño, incluso desagradable... lo más parecido a tierra húmeda y algo más que nadie logró identificar hasta que una anciana de un pueblo cercano fue de visita coincidiendo con la llegada de los peculiares visitantes. Su diagnóstico de "olor a tierra y muerte" fue infinitamente más inquietante que tranquilizador, por mucho que la mayoría no la creyese. O se esforzase en no creerla.

Como había acostumbrado a hacer, el vehículo tirado por fuertes y también algo siniestros y resoplantes caballos negros cruzó raudo el puente tras detenerse en el control de rigor y ser permitido su paso por los guardias como siempre había ocurrido. Los lugareños seguían preguntándose cómo era ésto posible teniendo en cuenta que ni el cochero ni los guardias del noble parecían poder soltar prenda...
El ser que había dentro del carromato sin embargo era perfectamente consciente de todo lo que ocurría a su alrededor por mucho que nunca despejase las ventanas del vehículo de las horrendas y oscuras cortinas que lo cubrían.
Realmente el presentarse en la ciudad con un vehículo como aquel había sido una apuesta, ya que muy pocos eran los que podían disfrutar de algo así en los tiempos que corrían, pero haciéndose como se hacía pasar por un influyente y poderoso noble asentado en las montañas, Nebiros podía sentirse seguro con su tapadera.

Aburrido de sus habituales juegos de desvelar su presencia o dar pistas a los cazadores para luego emboscarlos y torturarlos por semanas, hacía ya algunas semanas que el retorcido dragón abisal había inventado aquel nuevo "sistema de juego".
Varias veces por semana se pasaba por la ciudad comportándose de forma "civilizada", pero a cada visita contaminaba nuevas zonas de la urbe con su energía oscura, que como una mala hierba iría creciendo y creciendo, atrayendo a criaturas de la oscuridad que en determinado momento empezarían a inquietar a los humanos y más tarde a provocar una de las carnicerías que él tanto adoraba. Sería como liberar un grupo de abominaciones asesinas por la ciudad; disfrutaría de lo lindo de los apuros de los cazadores ante aquello...

Por ahora sin embargo se limitaba a "ser un buen chico", esperando con toda la paciencia de un dragón tan retorcido como él mientras esperaba a que sus "larvas" naciesen...
Con un vaivén pronunciado el carromato se detuvo por fin, y el "noble" dejó de lado sus pensamientos de una vez, esperando a que uno de sus fantasmagóricos guardias le abriese la puerta para poder salir... a la taberna de la que ya era casi habitual.
Dejando al cochero guardando su vehículo (que de todos modos estaba seguro no sería robado por nadie... aunque si se alejase más de un kilómetro de él se volvería polvo), Nebiros se adentró en el establecimiento siendo precedida y cerrada su aparición por los cuatro enormes guardias que había "contratado" en el cementerio local...
Una simple mirada suya bastó para que tomasen posiciones por todo el espacio de la aún desocupada taberna, poniéndose rígidos como tablas contra esquinas y paredes en un amplio rango. El propietario del local no dejó de observar todo aquello mientras seguía también con la mirada al noble de aspecto siniestro que se le acercaba y se sentó despreocupadamente en uno de los asientos de la barra y le miró con el único ojo violeta descubierto.
- Ponme una copa de tu mejor vino... -dijo con voz calma y sensual el hombre vendado, por una vez su atuendo cerrado y no mostrando la verdadera extensión de dichas vendas. El posadero se estremeció por un ramalazo de miedo que subió repentinamente por su espina dorsal. Aunque le pasase siempre que veía a aquel hombre o escuchaba su voz seguía sin acostumbrarse en absoluto... era tan extraño... al mismo tiempo atracción por aquel rostro varonil y su tono de voz ronroneante... y repulsión por aquella inexplicable aura oscura que le rodeaba y esos ojos que parecían reflejar torturas sin fin...

Sonriente, Nebiros tomó la copa que le tendió el otro rápidamente antes de desaparecer en la cocina a toda velocidad. Aquella noche iría a marcar las proximidades del castillo, y en apenas dos semanas ya tendría cubierta toda la ciudad.
Era un plan sencillamente perfecto, y tan delicioso por la gran carga de malicia que conllevaba que el dragón se sentía exultante. Puede que hasta no matase a nadie aquella noche... aunque era una posibilidad muy remota, sin duda...
avatar
Nebiros
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 10/04/2012
Localización : En tu peor pesadilla... *sonrie*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes de dolor... [Priv. con el engreído ese (?)]

Mensaje por Bardo Hayame el Miér Abr 11, 2012 6:00 pm

Lúgubre día.- fue lo primero que dijo al levantarse de su roída y vieja cama, la cual no cambiaba solo para no gastarse dinero que podría gastar en alcohol o tabaco, el cual por cierto estaba demasiado caro esos días, últimamente no había mucho movimiento en el reino, todo estaba demasiado apacible demasiado tranquilo, tan aburrido que había días en los que bardo solo se la pasaba sentado en la entrada de su hogar, bebiendo y fumando.
Aunque desde hacia unos pocos días algo raro ocurría con los alrededores, se notaban un poco mas muertos que de costumbre, con ese aroma en el aire que a su vez era bastante pesado, era un sentimiento no aterrador si no mas que invitaba a mantenerte alerta, algo no muy bueno sucedía en ese lugar y fue eso en primer lugar lo que inspiro a bardo a comenzar a investigar por su cuenta.
Lo primero que encontró fuera del orden común de ese aburrido lugar, fueron los murmullos, la gente hablaba sobre una persona extraña acompañada de personas mas extrañas aun, todo eso le hizo saber que razón tenia y que algo no andaba del todo bien.

Anduvo vagando por varios lugares cercanos a donde los murmullos aumentaban, encontrándose con misteriosas desapariciones tanto de gente como de cadáveres volviendo todo aun mas extraño, no es que a bardo le gustase demasiado indagar en cosas que no tenían nada que ver con el pero había algo que le intrigaba y pensar en encontrarse algo que pudiese capturar y posiblemente vender al mejor postor. Sus pasos le llevaron a algunos puntos específicos donde si bien no encontró nada, el aire se volvía aun mas pesado y la tensión que se sentía en esos lugares era posible cortarse con cuchillo, no literalmente por supuesto.- no se ni siquiera porque me meto en donde no me llaman, debería irme ahora y buscar algo que me haga pasar el día, quizá un dragón o algo por el estilo.- había escuchado rumores sobre un dragón el cual a pesar de ser bastante perseguido nunca habían logrado capturarle, aquello sin duda llamaba su atención, aunque también le parecía bastante problemático el morir por culpa de una bestia inferior que solo acrecentaría su fama.

Cuando la tarde comenzó a caer en aquel lugar decidió volver a su casa unos cuantos minutos, necesitaba llenarse con cosas que pudiesen ser necesarias, así sin mas llevo algunas cuerdas, su fiel cuchilla y algunas otras cosas que guardo dentro de un morral de tamaño mediano, pensaba en pasarse por la taberna a beber un poco antes de salir y buscar al dichoso dragón del que todos hablaban, si tan poderoso era el quería capturarlo, venderlo y posteriormente gastarse el dinero en cosas propias de un hombre de su edad.- oí dame un ron… aprisa que no tengo tiempo! –grito apenas entro a aquella taberna que estaba cercana a las entradas del pueblo, según sabia las salidas estaban siendo bastante controladas por las recientes desapariciones pero el no tendría demasiado problema, siendo tan famoso como era.

Se sentó en una mesa alejada, con la botella de ron en sus manos, bebiendo de manera apresurada de aquel amargo y delicioso liquido, sintiendo aquella placentera y conocida sensación de quemazón que cruzaba por su garganta siempre que tomaba de aquella bebida.- hm… dragones problemáticos – susurro revisando un pequeño manuscrito que tenia desde hace tiempo donde información valiosa sobre esos seres estaba escrita, había el capturado ya algunos unicornios, nagas y multitud de diferentes criaturas pero por alguna razón dragones no habían despertado su completo interés, al menos no hasta que escucho aquella historia sobre el dragón “mas difícil de capturar” que había logrado despertar en el aquellas ansias desesperadas por hacerse de aquella criatura.
No mas de unos segundos bastaron para que el ambiente comenzara a ponerse pesado, aquello hizo que bardo se pusiera atento a los movimientos de los que estaban dentro y los que podrían estar fuera de aquel establecimiento. Así bien no tuvo que esperar mas que un par de minutos para que las puertas se abrieran dejando ver a un chico que sin duda tenia un extraña aura oscura, sin duda el no era humano, cualquiera que no tuviese sus instintos tan desarrollados como bardo lo habría tomado como una persona extraña o incluso un brujo, pero el sabia de sobra que nadie humano podría poseer esa clase de aura a su alrededor, incluso se llego a pensar que el podía ser el causante de las cosas extrañas que sucedían en el reino.- al parecer te encontré –murmuro sonriendo levemente, ahí estaba frente a el, la causa de todos los murmullos, las desapariciones y el cambio en la aldea, ahí estaba el dragón que estaba buscando, disfrazado de una manera simple y que pasaría desapercibida, ahí… estaba el botín mas grande de toda su vida.

avatar
Bardo Hayame
Cazador.
Cazador.

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 11/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes de dolor... [Priv. con el engreído ese (?)]

Mensaje por Nebiros el Jue Abr 12, 2012 1:32 pm

El olor del alcohol y el tabaco evidentemente le habían avisado nada más entrar en aquel local de que no estaba totalmente vacío, a pesar de que todavía no fuese la hora de que comenzasen a llegar los habituales a emborracharse para poder llegar tarde, felices y beodos a sus casas. Pobres idiotas...
La mente cambiante de Nebiros volvió al asunto de aquel hombre que claramente era un cazador y que claramente lo había reconocido como una criatura no humana. Bastaba con sentir su mirada permanentemente clavada en su nuca para darse cuenta... además de estar él mismo observándole a través de sus cabellos que aunque cubrían sus ojos le permitían ver de refilón a aquel que lo había fijado como objetivo sin girarse del todo hacia él y delatarse, aunque si era tan viejo como aparentaba... sin duda se daría cuenta de que él mismo lo estaba observando; los humanos cazadores experimentado solían durar más antes de ser capturados por él precisamente por esos instintos que parecían desarrollar gracias a esa experiencia... pero después de todo terminaban fallando como todos.

Pensando en que podría divertirse con aquel en particular aquella noche, Nebiros sonrió levemente sin que nadie más que las botellas que tenía en los armarios de enfrente pudiesen verla. Era una suerte para ellas el estar inanimadas...
Siempre le gustaba jugar más con los "monos viejos", como él solía llamarlos, que con los cachorrillos recién nacidos, puesto que tenían mucha más resistencia (duraban una barbaridad antes de empezar a gritar, eso le encantaba), muchos más trucos en la manga (a la hora de jugar al ratón y al gato como solía hacer con ellos siempre era bueno que el ratón tuviese algún buen truco después de todo para amenizar el juego, sino era aburrido) y algunos de ellos unos... atributos... mucho más grandes para jugar a cosas agradables... y también desagradables.
"Lo curioso es que a pesar de ser un bípedo, viejo, y aún por encima apestando a alcohol y tabaco... es apetecible en más de un sentido..." pensaba así para sí el dragón, aún mirándolo con su único ojo de manera disimulada, bajando la cabeza para beber un poco de vino y disimular aún más por pura diversión "creo que lo devoraré... primero en un sentido, y luego en otro..." concluyó satisfecho, metiendo una de sus elegantes manos uno de los bolsillos de su camisa para sacar una moneda que relució al salir del oscuro refugio donde había sido guardada.

Sin aparentar más que aburrimiento, el dragón apoyó sus codos en la barra y con la mano que sostenía el metálico objeto comenzó a juguetear, haciendo que la moneda bailase entre sus dedos con una destreza increíble sin caerse ni una sola vez mientras su ojo violeta seguía el movimiento, brillando levemente de forma siniestra.
Pensativo, Nebiros se entretuvo con aquello unos minutos, los suficientes como para que la hora adecuada llegase. Sonrió nuevamente. "Que de comienzo el juego".
Se irguió lentamente, sacando con su otra mano un puñado de monedas iguales a la que tenía en su otra mano para dejarlas sobre la barra... y girándose repentinamente, sin hacer el más mínimo esfuerzo disparando la moneda con una pequeña parte de la fuerza de la que era capaz de disparar y que la hizo ir aproximadamente a la velocidad que tomaría una flecha disparada desde uno de los potentes arcos cortos de los cazadores furtivos.
Volaba directamente hacia el pecho del hombre, pero Nebiros no tuvo ni que preocuparse porque muriese demasiado rápido... era seguro que con los reflejos que tendría aquel tipo agarraría la moneda al vuelo sin problemas.
"Por ahora tómame a broma... eso no es más que una presentación..." le dijo su ojo violeta al cazador antes de darle la espalda sin perder la sonrisa y abrir la puerta de la taberna... justo cuando los clientes habituales hacían acto de presencia, la marea de cuerpos rápidamente tragándose la figura del dragón, que aprovechó aquella diversión perfectamente planificada para desaparecer en la sombra del edificio y materializarse en una calleja oscura cercana al lugar, preguntándose cuánto tiempo tardaría el cazador en aparecer y haciendo que los guardias no muertos que se habían quedado dentro del hostal desapareciesen igual que él había hecho... dejándolos sin embargo en el lugar que él había utilizado únicamente para viajar de un lado a otro... en reserva.
Su sonrisa se extendió por su rostro mientras aguardaba erguido sobre una de las paredes de la callejuela, tranquilamente de pie sobre ella como si fuese el suelo, ni uno de sus cabellos cayendo por efecto de la gravedad. Imaginaba que aquella inquietante estampa tampoco sorprendería al cazador... pero igualmente ya era parte de su ser el hacer ese tipo de cosas. La discrección nunca había sido su estilo...
avatar
Nebiros
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 10/04/2012
Localización : En tu peor pesadilla... *sonrie*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes de dolor... [Priv. con el engreído ese (?)]

Mensaje por Bardo Hayame el Jue Abr 12, 2012 2:21 pm

Su mirada se había fijado en aquel sujeto de aura horrorosa, no le asustaba demasiado, simplemente le tenia con la guardia en alto, esa criatura no era común lo sabia simplemente por el color de su cabello y aquella sádica sonrisa que no se preocupaba en esconder, quizá no le miraba cuando lo hacia, pero era tan obvio que parecía incluso como si estuviese restregándole en la cara la sed de sangre que tenia. Odiaba a esa clase de criaturas, que creían que solo porque habían logrado deshacerse de unos cuantos incautos, podrían hacer lo mismo con el, no sabia, ellos no conocían a bardo y aunque luciera impedido por su edad, era mucho mejor que cualquier cazador de menor edad.
El ron volvía a resbalar por su garganta, ahora que tenia a ese chico en la mira, era cuestión de esperar a que se moviera antes de ir por el, tenia algunas estrategias, pero presentía que por mucho seria la batalla mas difícil que jamás había tenido, pues una criatura que pudiese invocar muertos no era para tomarse a la ligera.- que problemático –bufo dejando el vaso sobre la mesa rellenándolo con aparente tranquilidad de aquel embriagante liquido que tanto le gustaba beber por mero vicio.

De un segundo a otro sus sentidos se pusieron alerta mientras su mirada se fijo directamente en un solo punto, la moneda que viajaba hacia el con una velocidad capaz de atravesarle el pecho, era un truco sucio pero nada de que preocuparse, tenia suficiente entrenamiento como para evitar cosas así y es algo que sabia, que el dragón tenia en mente, imaginaba que era solo una prueba para determinar sus habilidades y le resultaba molesto el ser tan subestimado como para morir por una simple moneda.
Su mano se alzo justo a tiempo, sosteniendo su fiel cuchilla que logro partir a la mitad a aquella moneda en el aire, ambas partes de esta tomaron caminos distintos, chocando con la pared a ambos lados del otro quedándose incrustadas allí, aquella era una pequeña prueba del enorme filo que poseía aquella arma y la maestría con la que era capaz de manejarla.- deja de jugar… ponte serio –susurro bebiendo del vaso de nuevo, esperando a que aquel sucio dragón hiciera su próximo movimiento.

Como dijo, no tuvo que esperar mucho antes de que aquel dragan tomara en cuenta el pedido que hizo en silencio pues se puso de pie, le siguió únicamente con la mirada viendo como se perdía entre la multitud de borrachos que comenzaban a llegar al lugar.- oe… Apuntalo a mi cuenta… Tengo cosas que hacer –dijo acomodándose sus ropajes antes de salir, mirando vacía la calle, al parecer el otro había hecho uso de sus estúpidas artimañas.
Dragón Dragón donde te metiste? –sonrío de lado alzando la mirada, aspirando con fuerza el aire, era cuestión solamente de seguir el aroma a muerte y putrefacción que el otro despedía y seria bastante sencillo de encontrar, para su fortuna ese dragón era demasiado predecible y podría usar eso a su favor a la hora de comenzar la pelea para capturarle.- para tu mala suerte, te encontraste con alguien diferente al resto.- sonrío reanudando su camino en busca de aquel oscuro y macabro ser.

No tardo demasiado en encontrarle, una callejuela oscura fue el objetivo del otro y aunque no quería decir que continuaba siendo terriblemente predecible, era imposible el no burlarse ni aunque fuese un poco.- si quieres infiltrarte en el reino, hay dos cosas que debes tener en cuenta… uno: usa un disfraz decente y dos: procura no encontrarte conmigo –alzo la vista para ver al otro aferrado de aquella manera a la pared, con la mirada desinteresada y una postura completamente relajada.- eh escuchado que has asesinado a todo aquel que a buscado capturarte… eso lo vuelve mínimamente interesante –saco de su funda aquella cuchilla que llevaba siempre consigo.- sabia ya de sobra que los ataques frontales no serian demasiado útiles con el otro, pero debía primero saber con que se enfrentaba antes de ir con estrategias mas elaboradas.- prepárate –sonrío apenas de lado, haciendo uso de su increíble velocidad para “desaparecer” en el aire, apareciendo apenas decimas de segundos tras el otro, pateando su espalda con fuerza, ahora era oficial, la batalla entre el dragón oscuro y el cazador legendario había dado inicio.

avatar
Bardo Hayame
Cazador.
Cazador.

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 11/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes de dolor... [Priv. con el engreído ese (?)]

Mensaje por Nebiros el Jue Abr 12, 2012 3:28 pm

Nebiros realmente sabía que los cazadores mayores eran mucho más astutos, experimentados y peligrosos que los jóvenes... y sin embargo sabía que había habido un 50-50 de posibilidades de que aquel en particular cayese en su trampa... con la suerte de que lo había hecho. Su sonrisa había sido más amplia aún debido precisamente a ello... a haber visto antes de salir de la taberna aquella daga cortando en dos su moneda... aquella daga que sostenía el cazador contra su piel... realmente se había sentido satisfecho ante aquella visión que para alguien que nada supiese de sus planes le hubiese parecido un fracaso por su parte... aquella era su forma de saludar y honrar a aquellos enemigos que sabía podían llegar a ser un problema... nada más... y nada menos.
Lo cierto era... que él nunca había subestimado a aquel cazador...

A pesar de las distancias había escuchado perfectamente el susurro del hombre. En verdad era muy divertido... demasiado divertido. Todo lo que decía le parecía tan cómico que ni aunque quisiese hubiese podido contener su hilaridad, menos al verle caer en su trampa; era por eso que nada más aparecerse en aquella callejuela en aquella curiosa posición sencillamente se había regodeado en silencio. Puede que aquel fuese el mejor "viejo" con el que se topaba en siglos... siempre era un soplo refrescante el encontrarse con criaturas así que hacían menos tediosa su existencia llena de dolor y sufrimiento.
Esperaba que al menos fuese lo bastante estúpido como para subestimarlo y creerle alguien predecible por dejarle percibir su podrida presencia... podría haberla ocultado bajo el olor a lilas que podía despedir en su forma humana y que formaba parte de su camuflaje natural... pero así no habría sido divertido. Revelando un poco de su esencia draconiana podía despedir aquel aroma repugnante para atraer a los idiotas demasiado valientes como aquel viejo. Todos los viejos eran valientes y se creían siempre estar uno o varios pasos por delante de sus presas... era agónicamente hilarante el revelarles cuan equivocados estaban.

Por eso su sonrisa fue espléndidamente tétrica cuando aquel hombre asomó a la callejuela ya diciendo aquella frasecita que se suponía debería intimidarle de alguna manera.
- Llevo infiltrándome en este "reino", como llamas tú a este vertedero para monos, ya bastante tiempo -su sonrisa se amplió-. Y no necesito disfrazarme... cuando deseo que me encuentren, especialmente microbios como tú -entornó su ojo, de manera que su mueca pareció aún más aterradora.
Se cruzó de brazos, adoptando una postura que se habría visto incluso desdeñosa si hubiese estado aposentado en un lugar... normal.
- Estás muy mal informado, cazador... he matado a muchísimos más que únicamente los que han buscado capturarme... -ladeó la cabeza- pero supongo que no has venido a escuchar mis batallitas llenas de sangre y gritos... -conjeturó... dirigiendo su mirada a aquella mano que aferró la daga... por segunda vez. Hasta su ojo pareció sonreír cuando el otro desenvainó y aparentamente desapareció para reaparecer a su espalda.

Una patada tan poderosa habría lanzado al dragón en forma humana directamente contra el suelo... Nebiros casi sintió lástima al no recibirla. En su lugar se "consoló" mirando por encima del hombro al cazador, el mismo cuyo tobillo estaba siendo agarrado con la fuerza de la muerte de la garra del cadáver que asomaba de las sombras del muro donde Nebiros se apoyaba. La garra había surgido de la misma sombra para atrapar aquel pie a escasos milímetros de la espalda del dragón, que sonrió ampliamente al estar seguro de que el cazador habría notado algo más... algo que poca gente podría percibir... y es que una patada a aquella velocidad no podría ser detenida tan fácil sin que hubiese algo... que la frenase ligeramente... lo suficiente para que la sombra pudiese atraparlo.
- Se me olvidó comentarte un pequeño detalle... -dijo Nebiros entonces, mirando de nuevo la mano del hombre que sostenía la daga- yo no soy de los que hace las cosas por hacer... ni tampoco de los que advierte con un "prepárate" antes de atacar... -su sonrisa hubiese sido encantadora de no haber estado tan repleta de malicia- piensa en ello mientras vuelas... y veremos si eres tan listo como parece que crees que eres... pequeño microbio bípedo -le sonrió nuevamente, dándole la espalda como si no fuese una amenaza... al mismo tiempo que la mano cadavérica tomaba impulso y lanzaba de vuelta por donde había venido al cazador, con una fuerza similar a la del propio Bardo.
avatar
Nebiros
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 10/04/2012
Localización : En tu peor pesadilla... *sonrie*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes de dolor... [Priv. con el engreído ese (?)]

Mensaje por Bardo Hayame el Vie Abr 13, 2012 2:04 pm

De un segundo a otro fue como si todo se volviese relativamente lento, su mirada se fijo enseguida en su pie el cual fue detenido y posteriormente fuertemente apretado por una extraña garra de color oscuro, sabia de sobra que el dragón estaría lleno de sorpresas y eso le hacia sentirse bastante emocionado, aunque realmente no dudaba ni un segundo en su capacidad de captura tenia que ser cauteloso si quería lograr capturar a su enemigo.
Mierda.- fue lo único que alcanzo a decir antes de ser lanzado con fuerza por donde había venido, suerte tenia de ser lo bastante ágil como para no caer de bruces al suelo, así que después de un par de vueltas en el suelo logro afianzarse a este de pie.- sabia que un ataque frontal seria poco efectivo –bufo molesto consigo mismo, el otro al parecer manipulaba las sombras y eso lo hacia aun mas difícil de lo que ya pensó seria, pero tenia otras estrategias que seguro funcionarían, por que algún punto débil tenia que tener o no? Por lo pronto lo único que cruzaba por su cabeza era llevarlo fuera del reino donde hubiese mas espacio y no hubiese el riesgo de que alguien saliera herido.

Te diviertes mucho no es verdad? –miro al otro mientras limpiaba su labio el cual había sangrado un poco al caer al suelo.- eres un dragón bastante tramposo, usar la sombra para batallas que no son suyas es algo muy bajo –sonrío de lado- pero que podría esperar de alguien que se hace acompañar de muertos para moverse por la ciudad, eso solo me demuestra que no eres tan fuerte, si lo fueras no tendrías necesidad de usar la sombra para protegerte.
Bien ahora que lo tenia claro, no podía usar ataques frontales si quería lidiar con el otro sin terminar perdiendo sus miembros, tenia que pensar en un ataque que no fuese directo pero que fuera lo suficientemente poderoso como para aturdirle y poder capturarle de una buena vez, siempre tenia multitud de planes pero ahora no se le ocurría nada, sabia bien que todo lo que intentara seria repelido por el otro con suma facilidad por culpa de esas malditas sombras, al menos sabia que los dragones no tenían un excelente campo visual por lo que eso podría ser un punto a su favor, pero primero debía sacarlo de allí, no quería ser culpado por la muerte de campesinos inocentes.

Bien… -se regaño mentalmente una vez mas, no debía hablar si no quería poner en evidencia lo que quería hacer, así que con cautela lanzo un par de bombas de humo que había preparado el mismo, si bien no serian demasiado útiles le darían unos segundos, paso su cuchilla por su mano y se hizo un corte lo bastante profundo para que sangrara unos segundos y impregno con el una cuerda que llevaba en su morral.
Es hora –se dijo mentalmente, haciendo uso de su sobrehumana fuerza para levantar del suelo una roca de tamaño considerable, la cual lanzo en dirección del otro con el afán de distraerle un par de segundos mas, fue entonces que uso su increíble velocidad para moverse hasta la pared, unos metros mas arriba del otro, de manera que la cuerda impregnada con su sangre quedara afianzada a su cintura.- te tengo –sonrío y sin darle tiempo al otro de escapar del agarre, tiro de el con toda la fuerza que tenia, buscándole lanzarle lo suficientemente lejos como para que saliera del reino.

avatar
Bardo Hayame
Cazador.
Cazador.

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 11/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes de dolor... [Priv. con el engreído ese (?)]

Mensaje por Nebiros el Vie Abr 13, 2012 2:49 pm

El escueto comentario del cazador antes de ser lanzado por los aires le hizo bastante gracia, en verdad estaba resultando ser un tipo muy entretenido... pero en verdad no esperaba que con eso hiciese mucho más que algún rasguño en su cuerpo de humano. Después de todo no quería destrozarlo... todavía. En el momento en el que lo había visto y había olido su aroma había sentido que aquel tipo tendría más utilidad a parte del de servirle de entretenimiento luchador.
El bufido del otro al erguirse a medias de nuevo le llegó a sus finos oídos alto y claro, haciendo que su sonrisa se extendiese por su atractivo rostro deformado en aquel momento por la malicia.
- No sé qué considerarás tú como un ataque frontal, humano... pero a mí me parece que atacar por la espalda no es muy... "frontal"... que digamos -le provocó, sonriente.

Desde aquella altura casi podía ver salir humo del diminuto cerebro de gusano que tenía aquel bípedo... sin duda estaría pensando alguna forma de superar sus defensas para poder capturarlo de una vez... aquello hubiese sido peligroso... si no hubiese calculado ya la velocidad aproximada de aquel asombroso humano. Sin duda que igualase su propia velocidad no dejaba de ser impresionante, debía admitir aquello... y el hecho de que su sangre pudiese capturarle también era un riesgo... que ahora sin embargo no tenía tiempo de correr. Ya haría algún combate decente con aquel tipo más adelante, cuando no tuviese trabajo que hacer... no había ido a la ciudad a pelearse con aquel oportunista, precisamente.
- Yo soy la sombra, humano estúpido... usar mi propia esencia creo que no sería considerado trampa ni por alguno de vuestros descerebrados "sabios"... eres demasiado ingenuo si creíste que podrías capturarme en apenas un segundo y con un plan tan ridículo como el de "atacar frontalmente" -ladeó la cabeza de nuevo, sus cabellos agitándose suavemente con la brisa ya nocturna.
Cerró el ojo durante apenas un segundo antes de volver a abrirlo para mirar al cazador con sorna.
- Los fuertes terminan aburriéndose de ganar siempre con tanta facilidad a los débiles... es más divertido ver un combate entre un débil propio y un débil ajeno que acabar tú mismo con el débil ajeno... sólo en ocasiones -sonrió más ampliamente-. Deberías reorganizar tus ideas, pequeño mortal... de todos modos ya no puedo permitirme jugar más tiempo contigo -su ojo violeta brilló, siniestro... aunque en realidad se estuviese preparando para algo muy distinto a lo que seguramente el cazador habría pensado al ver aquel brillo.

Alzando ambas cejas al ver la pantalla de humo, Nebiros pensó que aquel hombre le había puesto su actuación en bandeja... y sin más se hundió en su propia sombra en el muro, dejando tras de sí un clon de sombra totalmente igual a él y, en aquella ocasión sí, ocultando su marcha de la percepción del cazador, dejando su sustituto en su lugar mientras por el Plano de las Sombras se dirigía tranquilamente hacia el castillo de Crassis, dejando únicamente una pequeña parte de su mente controlando la sombra que sería el oponente del cazador sin que éste supiese siquiera que había cambiado de rival.
La sombra miró por encima del hombro al cazador, que nuevamente había decidido atacar "por sorpresa"... logrando gracias a aquel lazo ensangrentado tirar de la sombra y lanzarla... a toda velocidad fuera de la ciudad.

Entrecerrando el ojo morado, el Nebiros sombrío hizo surgir a su espalda dos enormes alas de murciélago de un color negro, parecido al violeta apagado, que comenzaron a incharse para refrenar el impulso del aire... haciendo que en vez de estrellarse a toda velocidad contra el montículo de hierba hacia el que se dirigía sencillamente resbalase por un gran camino de tierra, dejando por delante de él sólo hierba arrancada... que a su contacto comenzó a pudrirse al instante.
Nebiros miró la cuerda que le rodeaba la cintura a su clon sin demasiado interés, dejándola ahí debido a la obvia incapacidad para quitárselo y haciendo que sus alas desapareciesen de nuevo. No tendría necesidad de ellas por el momento, pero de todos modos debía prepararse para cuando el cazador llegase hasta donde se encontraba, ahora más precisamente en campo abierto en las plantaciones más alejadas de la ciudad.
Juntó ambas manos como si fuese a rezar, sin embargo extendiéndolas casi al instante hacia el suelo y apoyándolas contra él, comenzando a marcar la zona de muerte a su alrededor con su energía... convocando lo que le ayudaría a entretener lo suficiente al iluso cazador como para que el verdadero Nebiros llevase a cabo su plan...
avatar
Nebiros
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 10/04/2012
Localización : En tu peor pesadilla... *sonrie*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes de dolor... [Priv. con el engreído ese (?)]

Mensaje por Bardo Hayame el Dom Abr 15, 2012 1:35 pm

Por alguna razón se sintió bastante bien al sentir que uno de sus planes finalmente había dado frutos, había conseguido sacar a ese monstruo del reino y fuera de donde pudiese significar un peligro para la gente, ahora podría explayarse en sus ataques sin temor a lastimar a nadie inocente.- bien ahora solo tengo que encontrarle –alzo su nariz de nuevo, el pútrido aroma era una buena manera de seguirle aunque bastante desagradable.
Haciendo uso de su increíble velocidad, no tardo mas de un par de minutos para moverse desde donde estaba hasta la entrada del bosque oeste, que fue hacia donde lanzo al otro, ese lugar era rico en vegetación de baja altura por lo que para el dragón no habría mucho lugar para esconderse, además algunas plantas del lugar tenían poderosas toxinas paralizantes que podría usar en momentos de desesperación.- nunca había tardado tanto en capturar a alguien, debería felicitarle –sonrío de lado, tomando un par de hojas de un árbol que segregaba un poderoso veneno paralizante, las cuales froto en el filo de su espada, impregnándola de este veneno, luego de que secara la guardo en su funda y siguió su camino.

No le tomo más que otro par de minutos el llegar a un lugar cercano desde donde pudo ver al otro perfectamente, estaba haciendo cosas extrañas, dejando algunas marcas en el suelo, no tenia la menor idea de que eran pero lo mejor no era acercarse mucho a ese lugar.- tengo que sacarle de ahí –se dijo en su mente- pero los ataques frontales no funcionan cierto? –se mordió el labio inferior buscando pensar en algo- seguro si le ataco por la espalda no habrá mucha diferencia pues el bastardo tiene ojos en todos lados, joder que problema –bufo disgustado-
Luego de un rato de pensar se le ocurrió algo, que si bien no seria demasiado ostentoso podría funcionar si era lo suficientemente sigiloso, preparo algunas bombas de humo cerca de cincuenta y con enorme agilidad las esparció alrededor del perímetro, a un par de kilómetros a la redonda, en cinco minutos explotarían generando un fuerte calor, que aunado a la humedad del ambiente una neblina espesa envolvería a ambos, eso le ayudaría un poco pues sabia que la visión de un dragón no era específicamente prodigiosa.

Espero, pacientemente durante aquellos cinco minutos, no tenia prisa alguna, podría esperar el tiempo que fuera con tal de que su plan diera resultado, pues las cosas se le estaban complicando y eso no le gustaba demasiado, el dragón era habilidoso y eso le daba aun mas ansias por atraparlo, pero era frustrante el no poder siquiera acercársele, casi le parecía alguna especie de juego injusto en el que el dragón tenia toda la ventaja.
Afortunadamente la niebla seria espesa y se levantaría lo suficiente como para que las alas de la bestia no pudieran alejarle del lugar, además tenia la cuerda ensangrentada que podría usar para evitar que escapara y algunas otras cosas que le ayudarían a mantener en ese lugar al dragón.- ya casi es hora –levanto la vista mirando como el sol comenzaba a ocultarse, la noche seria un factor determinante, le proporcionara la oscuridad necesaria aunada a la niebla, pero no sabia si el otro era mas fuerte cuando el sol se iba por lo que debía apresurarse y moverse pronto para evitarse mas problemas innecesarios.

-los estallidos de las numerosas bombas de humo rompieron el silencio y un par de segundos bastaron para que todo alrededor se llenara de una especie de niebla de color blanco, inodora pero que dificultaba bastante la vista, por suerte para bardo, los años de entrenamiento le habían ayudado a orientarse en ambientes difíciles y la niebla no era demasiado problema.- bien… creo que es tiempo –se dijo a si mismo, moviéndose con velocidad impresionante hasta el otro, desenvainando su cuchilla mientras se acercaba.
De nuevo fue como si todo se volviera lento quizá la excitación que el combate le producía, o la enorme velocidad con la que se movía pero todo era auténticamente mas lento, el rostro de bardo apenas a centímetros del otro, mientras su mano empujaba hacia afuera la espada que brillaba debido al enorme filo, pero justo antes de que saliera completamente, la figura de bardo desapareció en el aire, apareciendo decimas de segundo luego detrás del otro, haciendo amago de golpearle con el puño cerrado, pero antes de el contacto desapareció de nuevo, alejándose del lugar sin dejar el mínimo rastro.
Había logrado subir a un árbol alto, del que salto consiguiendo una enorme altura, de su morral saco una pequeña esfera de color plateado que lanzo hacia abajo, esta exploto, convirtiéndose en una lluvia de centenares de pequeñas y venenosas agujas, impregnadas de veneno paralizante, si el dragón lograba esquivar algo así, seria demasiado increíble.

avatar
Bardo Hayame
Cazador.
Cazador.

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 11/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes de dolor... [Priv. con el engreído ese (?)]

Mensaje por Nebiros el Miér Abr 18, 2012 4:05 pm

Nebiros se alzó sobre la hierba muerta. La zona negra que le rodeaba se había extendido en un radio de casi un kilómetro. Sonrió y, en su verdadero cuerpo, lo hizo también.
En aquel momento se encontraba marcando los alrededores del castillo, y ya que aquel cazador le había importunado y parecía dispuesto a molestarlo en más de una ocasión había decidido que aquella misma noche marcaría también el interior del castillo; después de todo no tenía un límite para extender su influencia maligna, y sólo había ido despacio para no levantar sospechas y tomarse su tiempo para hacer germinar sus semillas... ahora la discrección estaba de más, había llegado la hora de concluír con los preparativos y lanzar la oscuridad sobre aquella ciudad de cazadores. Seguramente terminarían derrotando a sus siervos de sombra... pero al menos morirían unos cuantos, a parte de que él se entretendría de lo lindo viendo la carnicería que se formaría...

Saltando por los tejados de la parte rica de la ciudad, el verdadero Nebiros centró de nuevo su atención en reducir su presencia al mínimo mientras no llegaba a los puntos a infectar y en terminar los hechizos de putrefacción que su clon había establecido en la distancia. Esperaba que aquel cazador disfrutase del espectáculo...
Pronto sin embargo, y gracias únicamente a la sombra, ya que él se encontraba en el Plano Sombrío en aquel momento, dispuesto a penetrar en el castillo, Nebiros se dio cuenta de un problema. Se estaba haciendo de noche. Y por la noche los clones de sombras se disipaban como si no fuesen más que niebla. Era un hechizo muy útil, pero sin luz diurna no tenía efecto alguno.
Frunció el entrecejo, pero siguió corriendo por las sombras. Aquello le dejaba menos tiempo aún... pero era rápido. Muy rápido.

La sombra sintió y escuchó los estallidos, sonriendo.
- Ya viene... -murmuró, preparándose sin que se notase de forma visible, sencillamente mirando la niebla aparecer con calma. Alzó una mano... y tiró de las vendas que le recubrían el ojo tapado. Un ojo violeta igual al parejo y en perfecto estado se abrió. La misma cicatriz que el verdadero Nebiros tenía bajo el ojo estaba bajo el de aquel clon, que en aquel momento vio aparecer ante él al cazador y movió su brazo en diagonal frente a él. Si le hubiera alcanzado le habría partido en dos, lo más probable.
Sin necesidad de girarse lo sintió entonces a su espalda, pero no hizo siquiera el amago de girarse. Estaba claro que era un farol; no podía esperar cazarlo con aquellas estratagemas... no... debía ser algo más lo que tenía preparado. Pero realmente ya no tenía tiempo.

Sonriendo, el dragón se volvió hacia aquel ataque imposible de esquivar por una simple sombra... pero precisamente por ser una simple sombra tenía la ventaja de la velocidad... de transformación.
Las agujas rebotaron audiblemente contra la durísima cubierta de las escamas violáceas del Heraldo de la Destrucción.
Al ser una mera sombra del verdadero Nebiros, la figura real draconiana del clon de sombra era infinitamente más pequeña que la real de Nebiros, apenas parecería un lagarto al lado del real, pero era lo suficientemente grande como para que le cupiese un humano entero en las fauces abiertas, de modo que no era precisamente poco.
El dragón entre negro y violáceo se irguió y extendió sus gigantescas alas; el lazo ensangrentado estaba ahora alrededor de su cola, y aunque parecía precariamente agarrado a esta... en realidad no se lo habría podido sacar de ninguna forma viable.
El, aunque pequeño, aterrador dragón abismal rugió con estruendo, haciendo temblar la tierra especialmente gracias a los golpes de sus garras... antes de lanzar su gran cola llena de filosas escamas afiladas como dagas contra Bardo.

En la ciudad, Nebiros se apareció en las mazmorras del castillo, sonriendo ampliamente por mucho que el sol moribundo ya se reflejase rojo sobre las escamas de la cada vez más fantasmal figura del dragón clónico.
- Este duelo... lo he ganado yo -murmuró al vacío castillo el Nebiros real, sonriendo ampliamente.
Y así sería realmente.
Todas las zonas serían marcadas.
El cazador se vería frustrado en sus planes iniciales de matarle... y lo más importante... él se habría divertido más que nunca en siglos enteros con aquella pequeña pantomima.
avatar
Nebiros
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 10/04/2012
Localización : En tu peor pesadilla... *sonrie*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes de dolor... [Priv. con el engreído ese (?)]

Mensaje por Bardo Hayame el Sáb Abr 28, 2012 2:58 pm

Y tal como espero, ese tramposo y sádico dragón logro ingeniárselas para evitar su ataque, era demasiado frustrante el no poder hacer absolutamente nada para tocarle, pero aun tenia ideas, muchas realmente y no le seria al otro sencillo evitarlas todas, porque no era invencible… verdad?
Mierda.- bufo frustrado, el otro estaba saliéndose con la suya y eso no le gustaba nada, jamás había tenido tanta batalla contra alguna criatura y ahora entendía el porque de la leyenda del dragón que no había podido ser cazado nunca.
No es tan fácil como crees –susurro apenas, desapareciendo de nuevo en el aire debido a si increíble facilidad para moverse, tomando con sus manos, la cola de aquel dragón, importándole poco si sus manos quedaban completamente heridas por aquellas filosas escamas, haciendo uso de su fuerza física y afianzándose bien al suelo, alzo la cola de aquel dragón, logrando levantarle del suelo, luego y gritando debido al enorme esfuerzo que aquello significaba, movió sus manos hacia abajo, estrellando a aquella bestia en el suelo.

Ni siquiera se quedo a ver si su ataque había funcionado, la nube de tierra que se había formado le permitió ocultarse tras un árbol y mirar sus heridas, eran profundas y sangraban bastante, pero eso no lo detendría, después de todo podría tener alguna ventaja ya que sus sangre formaba el lazo, así que si lograba atraparle con sus manos el otro no podría escapar.
De su bolsillo saco unas cuantas hojas, las cuales froto en las heridas y que le proporcionaron un pequeño alivio al horrible escozor que había estado sintiendo, después de todo el hecho de que aquel dragón fuese invencible no era un cuento después de todo y había resultado mas difícil de vencer de lo que siquiera logro imaginar, pero eso lejos de frustrarle estaba resultado siendo bastante entretenido.

-suspiro cuando el momento de confrontar aquella bestia llego de nuevo, se puso de pie y tomo firmemente su fiel cuchilla con su mano derecha, saliendo de aquel improvisado escondite fue a ver que había sucedido con aquel dragón.
Su sangre no tardo demasiado en empapar su arma, eh incluso comenzar a gotear en el suelo, pero no le dio demasiada importancia, estaba molesto si, pero también estaba sintiendo la adrenalina correr por su cuerpo y era un sensación que no había experimentado desde hace tiempo.
Y bien? –Pregunto al aire sin que la nube de polvo y la neblina se disiparan aun- que hiciste esta vez para evadir mi ataque.- molesto hizo una mueca y escupió hacia un lado, haciendo luego chasquear su cuello.- ´porque no dejas tu estúpida sombra y peleas conmigo como debe ser? –Sonrío de lado- cierto.. no puedes… porque te asusta –repaso su cabello con su otra mano, importándole poco ensuciarse con su sangre, después de todo había resultado peor en algunas otras batallas.- no quiero que te contengas… eso le quita diversión –sonrío de lado, dame todo lo que tengas.- dicho esto se metió de nuevo en la nube de polvo, dispuesto a acabar con eso de una vez por todas.

Spoiler:
-disculpa si es corto… nebiros es intocable y se me acaban las ideas xD

avatar
Bardo Hayame
Cazador.
Cazador.

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 11/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes de dolor... [Priv. con el engreído ese (?)]

Mensaje por Nebiros el Sáb Abr 28, 2012 4:41 pm

Nebiros se sorprendió del movimiento del cazador muy a su pesar. Pensaba que esquivaría su cola, no que se lanzaría directamente hacia ella... pero al ver que era capaz de detenerla cuando aún no tenía toda la fuerza de la gravedad de su parte, deteniéndola en medio del aire y luego descendiendo con ella entre manos, se dio cuenta de lo que en verdad pretendía.
El dragón rugió, preparado para lanzar un verdadero rugido hacia aquel insolente idiota... pero no le dio tiempo de hacer nada, ya que escuchando sus gritos de esfuerzo, la sombra se vio elevada en el aire para luego ser estrellada de nuevo contra el suelo de espaldas.
La explosión en tierra que causó el impacto no dejó sin embargo lo suficientemente sordo al dragón como para que no escuchase los huesos de sus alas crujir horripilantemente cuando todo el peso de su no pequeño cuerpo, a pesar de estar éste muy reducido, hizo presión sobre los también fuertes huesos y músculos de sus sin embargo más débiles alas.

A pesar del dolor que debería haber sentido ante aquello, la sombra no emitió ni el más mínimo sonido, después de todo prácticamente ni siquiera su creador podía sentir dolor, mucho menos una simple sombra de Nebiros.
Los ojos violetas del dragón observaron el horizonte de nuevo, y al ver menos de un cuarto de sol asomando sobre las lejanas montañas sonrió... mientras su forma draconiana menguaba y se deshacía en sombras, hasta que al terminar no quedó más que una tenue figura temblorosa humana medio jorobada.
La sombra, que había retornado a su forma humana por toda la energía que con la llegada de la noche ya volvía a Nebiros dejando la sombra conjurada, se irguió en su plenitud como pudo, sonriendo con ambos ojos fijos en donde percibía la sombra de Bardo, un hilillo de sangre saliendo de su boca.

- Je... deberé tener en cuenta... su fuerza para cuando... vuelva a toparme con él... -dijo para sí, tambaleándose levemente mientras se dirigía hacia el cazador escondido, puesto que en verdad le había sorprendido semejante demostración de poder físico de un simple humano- tú... me pregunto qué... serás en verdad... -nuevamente dijo al aire en voz baja, no esperando que el otro escuchase sus palabras por la lejanía.
Entonces sintió la presencia del humano moverse y salir de su cobertura arbórea, y aprovechó aquel momento para hacer el último movimiento del que sería capaz aquella débil sombra...

Aprovechando el humo de la explosión, Nebiros usó las últimas fuerzas de la sombra para transportarla a toda velocidad... justo delante del perjudicado cazador.
Como un fantasma se materializó frente a Bardo, el cuerpo ya visiblemente traslúcido apoyándose suavemente sobre el del humano.
- Eres un humano... molesto y entretenido... -susurró mirándole fijamente a los ojos, a apenas milímetros del otro- por como has terminado... tienes suerte de no haberme enfrentado... de verdad... -sonrió un poco más ampliamente- por haberme divertido... a pesar de haberme interrumpido... te dejaré vivir... por hoy... -dijo cada vez con una voz más débil- esperaré impaciente... nuestro próximo encuentro... -terminó, entonces acercando su rostro al del otro y posando sus fríos labios sobre los del otro en un burlón beso de entre recompensa por la diversión que le había proporcionado y lo poco que había logrado el propio cazador en realidad.
Agradecimiento y burla en un solo beso... que terminó cuando la luz del sol desapareció definitivamente y el mundo se oscureció. La sombra sencillamente se disipó como un mal sueño...

Nebiros abrió los ojos y se levantó en la cima de una de las montañas cercanas a la ciudad. Una vez había terminado de corromper los últimos lugares de la ciudad, había salido de ella e ido hasta allí para poder concentrarse mejor en la lucha en sus últimos momentos.
En verdad podría haber ido al encuentro del humano y asesinarlo por la espalda fácilmente mientras estaba distraído con su moribunda imagen... pero aquello habría sido aburrido, y así no lo habría tenido tras sus pasos durante más tiempo... así que decidió mejor dejarle vivir por el momento.
Sonrió. El duelo había terminado, como había predicho, con él como ganador.
- Hasta que nos volvamos a ver... pequeño bípedo descerebrado... -sonrió, mirando hacia el lugar en el que incluso desde allí podía apreciar la destrucción causada por la batalla... desapareciendo entonces en las infinitas sombras de la noche que a él, a diferencia de sus imágenes, lo hacían más fuerte que nunca...


Spoiler:
No problem, después de todo venciste a la sombra así XD aunque claro, ya no funcionará contra el verdadero Neb XD
avatar
Nebiros
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 10/04/2012
Localización : En tu peor pesadilla... *sonrie*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes de dolor... [Priv. con el engreído ese (?)]

Mensaje por Bardo Hayame el Sáb Abr 28, 2012 5:18 pm


Escena Finalizada
avatar
Bardo Hayame
Cazador.
Cazador.

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 11/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes de dolor... [Priv. con el engreído ese (?)]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.