Conectarse

Recuperar mi contraseña

PhotobucketPhotobucket
[clickea para mandar mp]
Últimos temas
» Apocalypse [Aracne Snake]
Lun Jul 03, 2017 5:55 pm por Afiliador

» Code Geass: Endless Dark [Cambio de botones]
Dom Feb 10, 2013 12:50 am por Invitado

» Aviso de Code Geass: Endless Dark
Mar Dic 11, 2012 5:05 pm por Invitado

» Aviso de Dark Souls
Lun Nov 19, 2012 10:00 pm por Invitado

» Afiliación "Golden Age a.R" [Elite]
Mar Sep 04, 2012 5:22 pm por Invitado

» Lacrim Tenebris. Foro Steampunk/Fantasía. (+18)- [Élite]
Dom Sep 02, 2012 11:25 am por Afiliador

» {Pokémon Battle Royale}{Afiliación Élite}
Vie Ago 24, 2012 4:40 pm por Afiliador

» Toxic Academy {{Recién abierto}}
Vie Ago 17, 2012 10:47 pm por Afiliador

» En este momento pienso que...
Mar Ago 14, 2012 1:51 pm por Hisumi

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Miér Jul 19, 2017 2:53 am.
Code Geass: Endless Dark vocaloid melody rolSubZero
Photobucket
[Da click para ver nuestros afiliados]

Residencia Cavarelli (Priv)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Residencia Cavarelli (Priv)

Mensaje por Tabris el Jue Mayo 10, 2012 12:04 pm

La mañana transcurría con naturalidad y tranquilidad en aquella casa grande de techos altos e interiores impecables. Las mucamas se encargaban de desempolvar los muebles, el cocinero estaba preparando ya el suntuoso almuerzo que se servía todos los días antes de la 1. Los esclavos en las barracas, apilaban el carbón en pequeñas montañas, dispuestas para el baño de cada uno de los integrantes de la casa.

Sin embargo, no todo era tranquilidad para algunos, pues un hombre de dulce rostro y cabellos oscuros, subía las escaleras con el semblante lleno de preocupación. Detrás de él un jovencito de cabellos largos y oscuros, el último regalo que el Rey le había hecho a su cuñado, y un regalo, que estaba seguro traería problemas, pues conocía a su hijastro casi a la perfección, y sabía que el colérico muchacho iba a ser renuente a los servicios de aquel joven.

El hombre le echó una mirada, con una sonrisa apagada, y luego se detuvo frente a una puerta de madera, hermosamente tallada, antes de tocar con el puño delicadamente, a la espera de que alguien abriera.

-Ésta es la habitación de tu nuevo amo- le dijo el hombre, su voz era dulce y sus maneras delicadas, además de eso, se notaba por el rostro y la piel, que era muchísimo menor que el dueño de la casa, el padre del Conde.


.*.*.*.


Lejos de la ciudad, y de las maneras forzadas, donde tenía que comportarse como un acartonado noble, y además como un dulce muchacho. Sólo dentro de su casa, y más aún, de su habitación, salía a flote el tirano que el rubio verdaderamente era.

Apoyado en un baúl de madera, con la insignia de un dragón en la parte posterior, se encargaba de pulir una delicada cadena de oro, legado de su padre, mientras entretenía sus ojos, observando por la ventana la calle empedrada por la que desfilaban algunos jóvenes, o algunos oficiales del regimiento. Luego algunos comerciantes, y uno que otro costurero. Claro, si lo que más le disgustaba de ese reino era que fuera del castillo, no habían barrios para la nobleza. Debían estar condenados a vivir en las mismas calles que eran pisadas por los plebeyos.

El ruido de la puerta lo distrajo, pero lejos de abrir, continuó puliendo la delgada cadena, sin embargo y cuando el ruido volvió a repetirse, giró fastidiado, echándole una feroz mirada a su esclavo personal- ¿Qué esperas para abrir? ¡Atrevido! ¿Acaso no sabes cuanto detesto esos ruidos?

No bastó más que sus fríos y coléricos ojos azules se posaran en el pobre esclavo, para que éste de inmediato fuera a abrir la puerta, revelando la figura de su padrastro, y la de un desconocido de cabello oscuro.

-¿Qué significa ésto, señor Claudio?- cuestionó, poniéndose de pie. Dentro de la casa vestía ropas más ligeras. En ese caso, unos pantalones de tela y una camisa blanca de cuello alto, sujetada por un chaleco de cuero finísimo-Debe saber que su presencia me fastidia, y que si mi padre se entera que ha traído a un desconocido a mi cuarto, no le va a gustar- amenazó. Disfrutaba desde siempre de torturar a su padrastro, aprovechándose del origen humilde de éste. Pues al fallecer su progenitor, su padre no había tardado más que un año, en recoger a un jovencito de un orfanato, para casarse con él y educarlo. Luego tuvieron tres hijos más, los bastardos. Sin embargo, para él, Claudio no era más que un advenedizo, un vulgar, un mocoso que se había aprovechado de su juventud para engatuzar a su padre.

-No ha sido mi intención- dijo el moreno, irrumpiendo en la habitación de su caprichoso hijastro junto con el joven- es porque su tío, el Rey, le ha enviado un obsequio a su padre- se hizo a un costado, dejando que el nuevo habitante de la casa pudiese mostrarse- su padre ha determinado que el joven sea su sirviente desde ahora- y luego, con voz algo más determinante, advirtió al otro- el joven no es un esclavo, hijastro, es un hombre con libertad, que ha servido durante mucho tiempo a la familia del rey

-Me niego- dijo tajante- no sea iluso, padrastro, ¿para qué quiero yo un sirviente?- dijo, acercándose al recién llegado y mirándolo con desprecio- ¿para qué me sirve a mí un hombre con libertad? ¿un hombre que pueda pensar por si mismo? Si yo solo quiero que me obedezcan, sin cuestionar. Mis esclavos no necesitan una boca porque yo hablo por ellos

Y Spiro era el caso, pensó el joven Claudio. Era un esclavo sumiso y tímido, doblegado siempre a la voluntad de su amo, siguiéndolo a todos sitios sin preguntar, y aguantando sus castigos crueles sin otra opción, aunque él muchas veces había intervenido en éstos, tratando de evitarlos, sin embargo, su esposo , la mayoría del tiempo, le daba la razón al conde.

-Tiene usted el corazón muy duro, Tabris- el hombre se adelantó un poco, dándole la espalda al rubio- no he tratado de ser más que un padre para usted, y darle consejos para que aprenda que la vida no es fácil, pero usted...

-¡Ya cállese! me tiene harto, siempre con el mismo discurso- lo miró con molestia- sepa que yo solo tuve un padre, y está muerto, usted no le llega ni a los talones, ni lo hará nunca- señaló la puerta- ahora váyase, no quiero ser molestado por usted ni un segundo más

-¡Sepa que yo también soy el señor de la casa!- alzó un poco la voz- y que no permitiré éstos tratos

-Yo soy el conde, el sobrino del rey, nunca lo olvide- sonrió de costado, el cabello rubio acariciándole la frente- ahora ¡fuera! - miró a Spiro- acompaña a mi padrastro fuera de mi habitación, y déjame solo- ordenó con voz fuerte. El esclavo, a su pesar, tuvo que cumplir con la orden asignada y largar a Claudio.

-Sólo acepto éste regalo porque es de mi tío, no porque usted me lo dice- respondió, antes de que la puerta se cerrara, dejándolo con el extraño de cabello oscuro.

Entonces el rubio, le rodeó, mirándole de pies a cabeza como quien observa un caballo que acaban de regalarle, sólo para asegurarse que la estirpe fuese buena- Tonterias...¿qué puedo hacer yo con un sirviente?- y se detuvo ante sus ojos, mirándolo de manera penetrante- anda, dime, sirviente ¿qué tienes tú de especial? ¿Porqué deberías valer más que un esclavo?


avatar
Tabris
Noble: Familiares
Noble: Familiares

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Residencia Cavarelli (Priv)

Mensaje por Ryunosuke el Vie Mayo 11, 2012 5:46 pm

Hacia un par de días el rey había desecho su vinculo con el hombre de largos cabellos oscuros, aquel que subía las escaleras tras uno de los dueños de la casa a la que había sido enviado por su anterior amo. No dijo nada, simplemente se presentó frente a su puerta y al preguntarle un hombre si era él “el regalo” de su rey hacia su sobrino, se limitó a asentir con un ademán.
No sabia nada de aquel nuevo humano, pero le daba lo mismo siempre y cuando a quien sirviera tuviera la sangre de su primer amo. Aunque solo fuera una gota. Con eso le bastaba. Esa labor que realizaba la empezó voluntariamente, y aun tras la muerte de su primer señor, seguía con ella por respecto a éste desde que murió casi un par de siglos atrás.
Una vez llegaron a la habitación de aquel a quien le daría su vida, lo observó con un rostro y una mirada neutral y analítica. A primera vista el chico no le pareció gran cosa, pero no tardó en darse cuenta de su actitud y su forma de ser grosera ante la gente. Y más con aquel hombre que le había acompañado y le había “presentado” al rubio como obsequio del rey. No es que le hiciera gracia caer a esa categoría, pero después de ser regalado de generación a generación, aquello no era más que una simple “formalidad” si podía llamarse así. En aquel momento, ese rubio de azulada y penetrante mirada al que Ryu observaba acabó por echar a quien lo guió hasta los aposentos del contrario, quedándose ellos dos solos en la sala.
Amplia, luminosa, de tonalidades claras y de muebles clásicos. Echando un vistazo rápido uno deducía que aquella familia era adinerada, que no se trataba de unos simples burgueses con algo de dinero de más. No señor. Desde fuera de la casa hasta el escobo, uno podía ver infinitos detalles grabados y trabajados en la madera y piedra. La calidad y decoración de la casa era exquisita. Si, esta gente era de clase alta. Tal y como se esperaba el dragón que fueran. Al fin y al cabo… ¿no fue en parte gracias a él a que su primer amo se camelara a la gente y las pusiera bajo su mando, en los peores momentos, cuando no era más que un simple burgués?
Allí, de pie frente al rubio, el pelilargo fue observado desde diferentes ángulos como cual animal. Éste, ante esto no se limitó más que a mirar al frente despreocupada e indiferentemente de su inspector. Entonces, al pararse frente a él, vino la pregunta. –Porque simplemente valgo incluso más que usted, “Amo” –le devolvía la mirada, diciendo aquello de amo con cierto retintín. En el fondo, no muy fondo, ese muchacho le hacia gracia. Gracia por el motivo de ver muchos de los rasgos de anteriores amos concentrados en esa figura de cristal que resultaba ser el joven. Y lo de su apariencia de seguro que no era el único que lo pensaba.
No se movió ni un centímetro de donde estaba. Ni un centímetro de su cuerpo. Se le veía tranquilo, seguro pero ligeramente sometido al rubio.
-Llevo muchos años trabajando para vuestra familia, como bien dijo vuestro padrastro –dijo, acertando en aquello último. Desconocía los lazos familiares de la casa, pero tras aquella conversación, las cosas se pillaban rápido. –Podría haberme adueñado del trono de vuestro tío si hubiera querido, pero me hice una promesa, Amo. –Confesó sin pelos en la lengua y cierta convención en sus palabras y su semblante. En esta ocasión, aquello de “Amo” no llevaba ironía.
Dicho esto se acercó hacia una de las grandes ventanas de la habitación, y miró abajo, a la multitud que iba y venia. Después, a no tardar, desvió su mirada al cielo. Despejado y fresco, libre. –Aquí nada es lo que parece –dice y se gira hacia el rubio. –No me parece que seas de la zona, Amo, así que le diré solo una única cosa que espero que tenga en cuenta cuanto antes; Aquí, la viejas historias de niños, son reales –se limitó a decir. A confesarle. Habiendo visto como era…¿acaso creería su palabra?
avatar
Ryunosuke
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Localización : Junto al rubio caprichoso

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Residencia Cavarelli (Priv)

Mensaje por Tabris el Vie Mayo 11, 2012 9:02 pm

Le sostuvo la mirada al moreno, como el hombre orgulloso que era, esperando porsupuesto que el otro se quedara callado o que agachara la mirada, como lo hacían siempre sus esclavos, porque a él ¡nadie se atrevía a contradecirle!, quien lo hacía solo debía esperar la muerte- ¿qué?- repitió, con los ojos muy abiertos sin dejar de mirar al atrevido que le había contestado de esa forma.

¿Desde cuando un simple sirviente podía igualarse a él? y peor aún ¿decirlo en sus narices? . Apretó los puños, enrojeciéndose de la furia,- ¡Estúpido, insensato! ¿Acaso no sabes cual es tu lugar? - le dijo, sujetándole de la muñeca con fuerza- ¿Sabes quien soy?- cuestionó, pero el otro se soltó de su agarre para ir hasta la ventana.

No podía tolerar tal impertinencia, atreverse a decir incluso que atentaría contra el mismísimo rey para robarle el trono. Se adelantó hacia la ventana con paso firme, tomó de las ropas al moreno, girándolo hacia él con furia. Sus ojos azules, brillantes por la rabia, y su mandíbula tensa como queriendo lanzar improperios que no era capaz de pronunciar. Se quedó mirándolo por un momento, antes de soltarle una certera bofetada- es la última vez que recibo una humillación de vuestra parte-advirtió, sosteniéndole la mirada. Podía no ser muy amenazante su figura, pero sus ojos, su mirada, eran las de un hombre peligroso- no me va a importar disgustar a mi tío, menos aún deshonrar a mi padre, si recibo otra ofensa, mandaré a que lo azoten hasta matarlo...-sentenció- puedo ser benevolente con los que me sirven, si éstos me resultan útiles o por el contrario fieles...pero pobre del que se atreva a ir en contra de mis deseos, u ose desafiarme- le señaló- no les espera otro futuro que bajo tierra

Y dicho eso se apartó del esclavo, dejándose caer sobre el baúl en el cual había estado sentado antes. Tomó la delicada cadena de oro y continuó puliéndola. Tal vez este estúpido podría servirle de algo, lucía fuerte y salvaje, seguramente sería un ex-luchador pues carecía de los modales de un sirviente de la corte- Tonterías, yo no se nada de historias de niños, siempre me parecieron fantasiosas e inútiles- mentía también, claro que las sabía, su padre solía contárselas o no se iba a dormir, pues siendo un niño, había sido peor de lo que era ahora.

-Oye- le llamó- tráeme una fruta, tengo hambre- se quedó mirándolo, era una simple orden que debía ser capaz de cumplir.
avatar
Tabris
Noble: Familiares
Noble: Familiares

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Residencia Cavarelli (Priv)

Mensaje por Ryunosuke el Sáb Mayo 12, 2012 4:33 am

El joven lo miraba directo a los ojos con una peligrosidad que no esperaba encontrar en aquel cuerpo, y menos en aquel rostro. Aunque si era por cosas que no esperaba, el pelilargo admitía que no había visto venir aquella bofetada que le hizo girar el rostro, escuchando aquellas advertencias en boca del rubio. Mientras, notaba como la mejilla golpeada se calentaba. Sus ambarinos iris volvieron a encontrarse con los azules del contrario. Siempre miraba directo a los ojos. Ante las ultimas palabras del menor; “no les pesar otro futuro que bajo tierra”, el servidor alzó ligeramente una ceja a la vez que en su interior sonreía ligeramente irónico. Sí, ese muchacho era la viva reencarnación de… ¿Qué numero ocupaba aquel amo suyo…? Bueno, que mas daba. Esa mirada, esa actitud y él en conjunto, demostraba que era idéntico a uno de sus anteriores amos. Uno de los antiguos familiares de aquel humano.
-Yo no le desafiare ni iré contra vos, Amo –quiso dejar claro, diciéndolo de forma tranquila sin apartar la mirada ni hacer ningún gesto que demostrara su sumisión (como un esclavo) ante el joven que se acomodó sobre el baúl de antes. –Estoy aquí para servirle y protegerlo, y solo obedeceré vuestras órdenes. Para eso fui mandado, para que me heredara. –Aquello podía parecer que aquel “humano” se auto llamaba objeto, aunque para él, el hecho de que le heredaran le era ya como una simple tradición. Un cambio de dueño. Un cambio de contrato. La vida humana era tan corta para él…
Fue a mirar nuevamente por la ventana, al cielo, cuando escuchó que lo llamaba y le ordenaba que le trajera una pieza de fruta porque el señorito tenía hambre. Lo miró y miró a su alrededor, encontrándose a dos metros del rubio un cesto repleto de todo tipo de frutas. Volvió la mira al rubio y, tras unos segundos allí quieto junto a la ventana, se acabó por acercar a la cesta, atravesando toda la estancia. E incluso pasando frente a él.
No estaba allí para ser un simple sirviente mas, pero le acababa de decir que le obedecería, y aunque su papel fuera proteger, guiar, apoyar e incluso ser su sombra si hacia falta, cumpliría, aunque no le gustara, sus estupidas ordenes. Esperaba solamente que ese muchacho mimado y engreído, además de tosco, no pensara tratarlo como a otro de sus esclavos. Ante eso, ya podía amenazarlo con los castigos que quisiera que, le diría las cosas tal y como eran. Saldría de aquel cuerpo que retenía su verdadero ser si hacia falta, desobedeciendo a su rey en cuanto a no mostrarse antes de que su sobrino descubriera por sí mismo de la existencia de las criaturas del reino.
Se acercó a la mesa y cogió una manzana de las rojas, entregándosela al rubio al volver a su lado. –Ryunosuke es mi nombre, Amo –le dijo entonces. -Debería recordarlo, puesto que no soy uno mas de tus esclavos –le recordó, manteniéndose a su lado de pie.
Spoiler:
Off; Espero que lo encuentres bien, no se me ocurrió mucho :S
avatar
Ryunosuke
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Localización : Junto al rubio caprichoso

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Residencia Cavarelli (Priv)

Mensaje por Tabris el Sáb Mayo 12, 2012 10:44 am

Quiso reír en la cara del otro al ver esa mueca de idiota serio que siempre parecía tener, pero como todo un señorito, debía guardar la compostura y tragarse esas risas que luchaban por aflorar de sus ''educados y dulces'' labios que sólo servían para lanzar veneno y para maltratar a los desprotegidos- Así me gusta, sirviente, es bueno que sepa cual es su lugar dentro de mi casa- y recalcó el ''mí'' para que no se atreviera a aceptar las palabras del estúpido de Claudio que decía ser el señor de esa casa. Que no le hiciera reír, un advenedizo no podía poseer propiedades.

-¿Ryunosuke eh? -alzó una ceja rubia, mirándole con indiferencia, pero siempre a los ojos, y parecía ser que ambos tenían la misma costumbre, pues el otro tenía la osadía de sostenerle la mirada aunque ningún esclavo se había atrevido a hacer eso antes- trataré de recordarlo- y nada más, no recordaba el nombre de otro que no fuera Spiro, y eso es porque él era su sombra y su cómplice.

Miró la manzana que el otro dispuso a su lado, y sin dejar de sostenerle la mirada se puso de pie, casi rozando la nariz del otro cuando lo hizo, pues sus cuerpos quedaron casi unidos. Sin embargo el rubio, le esquivó, y fue hasta la esquina de su cuarto, donde empotrado en la pared, había un terrario con bellas incrustaciones de oro en los bordes, simbolizando figuras amorfas y obstaculizando por una parte la visión del interior.

Se inclinó sobre éste, introduciendo ambas manos. Buscó por unos momentos hasta que finalmente extrajo de ahí una cobra joven, con la piel taimada y de bellos colores oscuros. La miró de cerca y la serpiente contestó acariciándole el rostro con la lengua. El rubio sonrió, y la enroscó en sus hombros, dirigiéndose nuevamente al baúl, y tomando asiento ahí. Era su querida mascota, Lillith, que le había servido muchas veces para espantar a su padrastro pues la había amaestrado para que le mordiera si es que le sentía cerca.

-No como las manzanas con cáscara, me hacen daño al estómago- le dijo- además me gusta que esté en trozos, y a ella también- obviamente refiriéndose a la serpiente que siseó, mostrando su lengüita oscura y viperina- dame la manzana, en la boca- señaló sus labios, divertido, vamos a ver cuanto aguantaba el tal Ryunosuke, y si era capaz de complacer sus caprichos.

Spoiler:
Nada, ya me enamoré de Ryu!! lástima que éste mocoso sea tan pesado e__é
avatar
Tabris
Noble: Familiares
Noble: Familiares

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Residencia Cavarelli (Priv)

Mensaje por Ryunosuke el Dom Mayo 13, 2012 2:59 am

Por como le dijo que trataría de recordar su nombre, Ryu supo que muy probablemente ya no se acordara. Y no precisamente porque se le olvidara, sino porque al contrario no le daría la gana llamarlo por su nombre. Eso ya le tocaba la moral, pero procuraría aguantarlo. Solo llevaba unos minutos con aquel mocoso al que debería servir hasta que alguno de los dos muriera, y normalmente solía ser el humano. De lo contrario, no estaría ahí el pelilargo a quien lentamente se le consumía la paciencia.

Aquel humano no parecía ser muy consciente de donde acababa de parar al llegar aquí. Al igual que le había advertido superficialmente de la existencia de seres que solo aparecían en cuentos, ese no era solo el único posible peligro. Como en todos los sitio, y mas en aquel lugar donde todas las clases sociales se mezclaban en la calle, los ladrones, asesinos, comerciantes ilegales, espías de otros nobles y otros… eran los principales peligros ya que se camuflaban entre la multitud. Incluso la persona mejor vestida podía ser un asesino. Las apariencias eran un arma de doble filo entre los muros de Crassis.

Al no desviar la mirada cuando lo miró, sosteniéndosela sin problemas, el contrario se puso en pie de golpe, pegándose ambos cuerpo e incluso notando como alguno de los rubios cabellos de su frente acariciaban su piel. Unos instantes después, el humano esquivó al pelilargo que aun sostenía aquella manzana, y se dirigió a la esquina contraria de la habitación bajo la mirada de su servidor y protector. Sacó del terrario una hermosa hembra de serpiente que parecía tener un cierto cariño a su dueño. Debido a su naturaleza de dragón, Ryu comprendía bastante bien a los reptiles, queriéndoles estos por el calor que emanaba su cuerpo humano puesto que tenía uno o dos grados más de lo normal.

El humano, junto a su mascota, regresó al baúl, y Ryunosuke le volvió a tender la manzana. Ante lo que dijo, lo miró y reprimió un resignado suspiro. Eso y llamarlo mimado. No entendía como gente de la misma familia, de la misma sangre, podían ser tan diferentes. Ni el mismísimo rey era tan mimado ni quisquilloso que este crío.

Se sacó un pequeño cuchillo de uno de los bolsillos del interior de su haori y ágilmente peló la manzana en un momento, habiéndose acercado a la mesa donde se encontraba e resto de frutas para dejar allí la tira de piel con forma de muelle. Cogió un plato y le llevó la manzana pelada al rubio.

-Aquí tiene –le tendió el plato, pero entonces el menor agregó que se la diera a la boca. Por ahí ya no pasaba. Dejó caer el plato con la manzana al suelo. –Me parece que no ha entendido para que he sido enviado –controlaba su tono, pero se le notaba ligeramente irritado por el “cachondeo” del menor. –No tiene ni idea de lo que aquí hay, y si el rey se ha desvinculado de mi para que me vincule a vos, eso quiere decir aquí y en todos los sitios, que os ve débil. Nada más. ¿Por qué sino mandaría a vuestro lado a un dr… -No, no iba decirlo. Se mordió la lengua a tiempo, dejando de hablar en seco. A no tardar, el esclavo de antes abrió la puerta muy lentamente, con la cabeza y la mirada gacha cuando entró. Ryu lo miró de reojo, y al verlo, lanzó el pequeño cuchillo de mano al suelo, clavándolo en la impoluta madera para después girar sobre sus talones y dirigirse a la puerta. Su irritación le podía. Aquel humano le “podía”.

Si le ordeno que volviera o le dijo siquiera algo el humano, ni lo oyó siquiera, cerrando la puerta tras un portazo que llamó la atención de algunos esclavos que andaban en el pasillo limpiando. Al mirarlos, estos desviaron su mirada y siguieron a lo suyo apresuradamente. Ryunosuke no sabia donde ir. No estaba atado aun a ese muchacho, y había que decir que la unión que él tenía no era como la que hacia un cazador. Era menos represivo. Aun por ello, aun por no caerle ese humano caprichoso, seguiría cumpliendo su palabra. Por esa razón, bajó al piso primero y sentado en uno de los ventanales de un gran salón se quedó allí, tranquilizándose, recordando viejos tiempos. Pensando en que habría sido de él si nunca hubiera propuesto a ese hombre (su primer amo) que fue su Amo. ¿Habría muerto? ¿Le habrían capturado? ¿Hubiera sido de nuevas generaciones de dragones siquiera?

Al final acabó soltando un pesado suspiro mientras observaba el pasar de las nubes.


Última edición por Ryunosuke el Lun Mayo 14, 2012 2:23 pm, editado 1 vez
avatar
Ryunosuke
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Localización : Junto al rubio caprichoso

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Residencia Cavarelli (Priv)

Mensaje por Tabris el Lun Mayo 14, 2012 12:29 pm

Spiro miró a su joven señor con temor. El sumiso esclavo, quería preguntarle porqué no le decía nada, porqué no se había molestado, porqué no lo mandaba a azotar como a los otros. En el fondo sentía algo de envidia, que no se malentendiera, él no estaba enamorado de su amo ni menos, pero salvarse de sus castigos debía ser una bendición de Dios, y ese hombre extraño había dejado mudo a su amo, mudo e inquieto, aunque nadie más pudiera notarlo.

El rubio siguió en silencio, apoyando el mentón en la palma de su mano, con los ojos azules enfocados en un punto indeterminado de la habitación, sintiendo al reptil acariciando su cuello con esa piel tan suave y fría que le era característica. Afuera unos niños corrían, sus risas y gritos eran lo único que rompía el silencio tenso entre ambos hombres. Finalmente, el rubio dirigió sus ojos al esclavo, que de inmediato bajó la cabeza.

-¿Debes estar pensando que ese sirviente me ha puesto en mi lugar, no?- cuestionó con los ojos brillantes y las pupilas dilatadas, una sonrisa de amargura surcándole el rostro- debes estar pensando que tu amo se ha ablandado, o que hay algo de razón en lo que ha dicho ese insolente , ¿no es verdad?

El hombre negó frenéticamente, buscaba evitar que le castigaran o peor aún que lo vendieran a algún prostibulo en el pueblo.

-Piénsalo, no me interesa- se puso de pie, tomando la cabeza de la cobra en la mano y mirándola a los ojos- que lo piensen todos si quieren, que piensen que soy débil, que soy un malcriado- miró de reojo a Spiro- porque al final, el que va a reír más fuerte, soy yo....

El esclavo agachó la cabeza, tomando la serpiente de los brazos de su amo para colocarla en el terrario, con algo de temor pues hubo una vez en que casi muere por recibir una mordida del letal animal.

-Ahora ve y tráeme pasteles y una pluma, voy a redactar una carta ¡Anda!
avatar
Tabris
Noble: Familiares
Noble: Familiares

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Residencia Cavarelli (Priv)

Mensaje por Ryunosuke el Lun Mayo 14, 2012 2:43 pm

Su mente divagó por años pasados mientras observaba el cielo de forma ausente, escuchando de la misma manera los sonidos del exterior.
Como era costumbre, recordó el motivo por el que acabó desplazándose de su territorio en las montañas para llegar a uno de los bosques cercanos, situados en las faldas de estas. Un motivo que hizo que, al colarse en territorio ajeno, otro dragón lo atacara cuando estaba cansado del viaje. Así pues venían a su mente las imágenes de lo que siguió a continuación. Tirado en el suelo, un humano lo dio de comer, volviendo a caer desmayado para, al despertar, verse atendido por aquel ser inferior. Nunca hubiera creído que el roce en verdad hiciera el cariño, al menos, referente a coger cariño a uno de esos seres que durante tanto tiempo había querido capturarlo.
No dejaba de recordar aquel momento de su vida, pues aun siendo un acto voluntario aquello de aliarse con el humano que lo salvó, se preguntaba e imagina el tipo de vida que tendría si no hubiera hecho nada de eso.
Escuchó pasos no muy lejos de donde estaba. Desvió la mirada de la ventana hacia el interior de la casa, hacia la puerta, que daba al final de las escaleras. La casa era grande, y estaba bastante bien conectada. Ryunosuke vio bajar por ellas al esclavo del rubio. Parecía nervioso, como si algo le preocupara, aunque siendo el esclavo de aquel muchacho caprichoso Ryu supuso que seria normal. Se levantó del alfeizar interior de la ventana y a pasos mudos siguió al esclavo hasta que cruzó una doble puerta. Puertas que cruzó sin pensarlo. ¿Qué o quién se lo impediría?
Tras la puerta se topó con una cocina ordenada y limpia. Al fondo, una mesa junto a un luminoso ventanal con vistas al jardín, se encontraba a rebosar de dulces y comida. El esclavo, sin mediar palabra una vez lo vio entrar, sin mirarlo siquiera (al menos cuando el miraba), se apoderó con una generosa cantidad de dulces. De seguro que serian para su señor. El pelilargo caminó hacia delante, y a un lado, se encontró a quien lo recibió en la puerta (el padrastro de Tabriz). Éste miraba por la ventana de pie mientras tomaba una taza de té. Se acercó a él apoderándose por el camino de uno de aquellos bollos, poniéndose a su lado mirando también por la ventana. Al hermoso jardín trasero de la casa.
-Tenga paciencia con él. Tiene mucho guardado en sí –dijo el hombre, dedicándole una mirada de reojo mientras daba un sorbo a su taza. Ryu no sabía nada sobre su amo salvo la impresión que le había dado el tiempo que había estado a solas con él.
-Si usted la tiene, no debería ser menos –comentó suave, casi tranquilo e incluso con cierta gracia.
Tras aquel inicio de conversación, ambos siguieron de pie hablando. El padrastro le explicó un poco el horario de los esclavos, que diferentes tareas hacían y quienes eran los que se encargaban de las pertenencias del menor. Ryu memorizaba aquello sin mucho ánimo, puesto que resultaba más o menos idéntico a otros horarios. Él no haría ninguna de las tareas mencionadas por el contrario, ni de lejos, pero si debía interesarle toda aquella información.
Durante aquella conversación, que mas parecía un monologo por parte del humano, el pelilargo se había comida ya dos de aquellos bollos, yendo ahora por el tercero.
El esclavo había marchado hacia unos minutos de nuevo con su señor. ¿Le contaría que el nuevo conversaba con su padrastro en la cocina?
avatar
Ryunosuke
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Localización : Junto al rubio caprichoso

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Residencia Cavarelli (Priv)

Mensaje por Tabris el Lun Mayo 14, 2012 3:45 pm

Spiro no tardó en llegar a la habitación, venía bastante nervioso, con la porcelana, los pasteles y la pluma del rubio. Lo que había visto no le gustaba nada. ¿Desde cuando el señor Claudio hablaba con los sirvientes, o con los esclavos? además de que éste era bastante jovencito, si el amo Tabris se enteraba de eso...habrían problemas en esa casa, más de los que ya había.

-¿Qué te pasa?-preguntó, sin curiosidad realmente, Spiro siempre se ponía así por cualquier cosa, era un simplón ridículo que no sabía más que temblar e inventar chismes.

Los pasteles fueron colocados sobre su hermoso escritorio con detalles en madera, y al lado de éstos la pluma y unos cubiertos finísimos, brillantes, envueltos en una servilleta tejida. Tomó el tenedor y empezó a probar las cremas y las frutas, con el rostro impasible y sin emocionarse verdaderamente ante esos sabores que a otros seguramente, le parecerían deliciosos.

Después de picotear un poco, se llevó una cereza a la boca, al tiempo en que Spiro se acercaba con la cabeza gacha, y él alzaba una ceja ante la actitud del hombre.

-Señor Tabris- le miró- hay algo que Spiro debe decirle

-Habla pues- mordió la fresa, el jugo rojo se deslizó hasta su barbilla como sangre- o vas a quedarte ahí, parado como un estúpido, sin decir absolutamente nada

-El nuevo sirviente, el que el rey le ha regalado a vuestra merced, estaba en la cocina, comiendo pasteles con el señor Claudio-el hombre movió los pies, esperando que al otro no le fuera a dar un ataque de los que solía darle.

El rubio se quedó quieto, con la fresa entre los labios, mirando a Spiro- ¿donde dices que están?-cuestionó, su voz sonaba tranquila, y es que dentro de su mente todo empezaba a maquinar.

-En la cocina, señorito

-Vamos entonces- le dijo, dejando los pasteles casi intactos y poniéndose de pie, saliendo de la habitación junto con el esclavo. Claudio iba a arrepentirse del maldito día en que decidió venir a usurpar el lugar de su padre, y el otro mugroso iba a lamentar el día en que se le ocurrió venir como su sirviente.




avatar
Tabris
Noble: Familiares
Noble: Familiares

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Residencia Cavarelli (Priv)

Mensaje por Ryunosuke el Mar Mayo 15, 2012 11:58 am

Todo estaba tranquilo por ahí abajo. Claudio, el padrastro del menor, le estaba poniendo al corriente respecto a lo que en aquella casa se hacia, cual era la rutina; quienes eran los que entraban y salían por la puerta principal de aquella casa, quienes eran los que estaban en persona con el menor, cuando solía salir éste, el tiempo que estaba fuera… Información que aunque no le fuera interesante ni de gran utilidad, era importante saber para integrarse cuanto antes en aquella casa.

Se terminó su tercer bollito cuando las puertas de detrás de ellos, al fondo, aquellas puertas por las que el propio pelilargo había entrado, se abrieron de golpe, entrando por ellas el menor y su inseparable esclavo. Ryu miró de reojo un instante a Claudio, quien seguía tomando su humeante tacita de té. La cual ya se encontraba por la mitad. No le había comentada nada respecto a su relación con el que ahora iba a ser su Amo, pero solo con haber visto como lo trataba en su habitación, le había dado un clara idea de cómo era la relación entre ambos. Al menos cuando estaban uno frente al otro, pues quien estaba a su lado, el padrastro, no parecía odiarlo ni repudiarlo como era en el caso al revés.

-¿Qué le trae aquí, Amo? –preguntó tranquilo, echándole un rápido vistazo a la sombra que le seguía por detrás al menor. A aquella persona que, aun por ir tras su señor, no se atrevía a mirar a los ojos de forma directa al resto de los allí presentes.

No tenía ni idea de que era lo que aquel humano tenia en mente hacer, aunque el pelilargo bien había comprobado que nada se podía ocultar en aquella casa. Y mas si esclavos como aquel que tan fielmente le servia, le comunicaban de cada nueva que había en la casa.

Spoiler:
Off; Se me quedó corto XD, haber que es lo que tiene en mente ese rubiales tan "peligroso· jiji
avatar
Ryunosuke
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Localización : Junto al rubio caprichoso

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Residencia Cavarelli (Priv)

Mensaje por Tabris el Mar Mayo 15, 2012 1:21 pm

-Vine a ver donde estaba mi nuevo sirviente- le dijo al moreno, divertido, su juvenil rostro mostrando una mueca bastante inusual en él pues casi hasta parecía feliz, claro, si la sonrisa no se hubiera convertido luego en una mueca sacarcástica- porsupuesto, debí adivinar que en vez de estar atendiéndome, estaría aquí, comiendo con mi padrastro

Claudio se puso de pie, mirándole con sus grandes ojos claros- ¿que está diciendo Tabris? sólo le estaba poniendo al día en sus deberes dentro de esta casa, el joven es nuevo, necesita que le orienten

-Claro, está en lo cierto- rodeó la mesa, caminando, mirando a ambos con sus ojos celestes que parecían los de un diablo- ¿y nadie mejor que usted verdad? que siempre ha sabido como tratar a los hombres

Claudio se llevó una mano a la boca por el ataque tan directo- le prohíbo que...

-No me prohibes nada, mi padre está de viaje y si él no está, la autoridad recae sobre mí- siseó- me pregunto, que dirá mi padre si se entera de ésto, que usted anda a solas con un hombre soltero, encima un sirviente, qué escándalo ¿esa es la educación que dan en los orfanatos?-acotó con crueldad, Spiro le seguía de cerca, y un muchachito delgado que también era parte de la servidumbre, escuchaba todo sin moverse.

Claudio miró al sirviente, se sentía terrible, siendo humillado delante de la servidumbre y por su propio hijastro, que desde siempre se había esforzado en hacerle sentir mal y fuera de lugar- hijastro

-Mejor vaya a atender a sus hijos, que esa es su principal obligación, no perder el tiempo con -resaltó la palabra- mi, sirviente-hizo un amago con la mano, dejando que Claudio escapara de la sala, no sin antes lanzarle una mirada al nuevo sirviente.

Hubo un silencio incómodo después de eso, y el rubio señaló al de cabello oscuro- vas a acompañarme a llevar un regalo- le dijo serio- anda alístate, no pienso salir con un sirviente en esas fachas- miró a Spiro- dale ropa y perfumes
avatar
Tabris
Noble: Familiares
Noble: Familiares

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Residencia Cavarelli (Priv)

Mensaje por Ryunosuke el Mar Mayo 15, 2012 3:40 pm

-Eso no es del todo cierto, Amo –dijo. Entonces Claudio se alzó de forma apresurada, dejando su taza sobre la mesa, explicando que simplemente le estaba poniendo un tanto al día al nuevo y recién llegado. “Al regalo del rey”. Ryunosuke siguió sentado en su sitio sin molestarse en levantarse siquiera cuando el rubio bordeó la mesa y los miraba como cual serpiente. El menor parecía, en un primer momento, de acuerdo con lo dicho por su padrastro, pero en esos ojos, al menos el pelilargo, vio que no se iba a quedar así. Raro le parecería que aquel muchacho le diera la razón a aquel hombre al que tan poco respeto le tenia. Entonces Tabris lo dijo. Soltó aquella insinuación e indirecta hacia su padre de pega.

Ante aquello Ryu miró al padrastro y luego a su Amo. Una muy leve media sonrisa apareció en sus labios. Le hacia gracia la buena puntería que el menor tenia para clavar sus dagas en el alma de otra persona. Y más en aquella de su padrastro, a quien supo callar rápidamente con recordarle que con la ausencia de su padre, era en él, y solo en él, en quien caía toda la autoridad.

El padrastro parecía muy afectado, tanto que no podían mediar palabras ante aquel rubio que parecía tenerlo en primer puesto dentro de su lista negra. Ryu, indiferente de la conversación de aquellos dos humanos, se puso en pie con total tranquilidad, marchándose entonces el ofendido de la estancia, dedicándole una mirada un tanto acusadora, por no haber dicho nada, y un tanto triste por terminar siempre de aquella forma los encuentros con su hijastro.

Cuando acabó por salir de la sala Claudio, Ryu puso su mirada fija en los de su Amo.

-No es que me importe en verdad el motivo por el que lo tratáis así, pero no creo que alguien que se esfuerza por quererlo como a su propio hijo se merezca ese trato por vuestra parte –comentó un poco despreocupado. Sintió como la mirada del esclavo que siempre estaba con Tabriz, de Spiro, caía sobre él con sorpresa. Al de poco, el rubio le señaló y le avisó de que le acompañaría a llevar unos regalos, “discriminando” su estilo de ropa ancho y cómodo, indicándole a Spiro que le diera ropa y perfume.

Al pelilargo le gustaba la ropa de calidad y cómoda como la que llevaba, así que en cuanto empezó a seguir al esclavo a la habitación en la que dormiría a partir de ahora, se repetía una y otra vez que no llevaran sus nuevas ropas chorreras ni decorados absurdos de esos que se llevaban ahora.

En su dormitorio, más pequeño que el del rubio pero amueblado con el mismo estilo de mueble clásico y trabajado, con ayuda del esclavo, quien no cruzó palabra con Ryu, le ayudó a vestirse. Sus exóticas y anchas prendas fueron sustituidas por unos pantalones oscuros, una camisa blanca con un chaleco, unas botas altas que iban por encima del pantalón. No era ropa que le resultara igual de cómoda como la que él solía llevar, pero resultaban de su agrado. Una vez vestido, el esclavo lo aseó, peinando su larga cabellera, recogiéndole la melena en una coleta. No es que aun peinándolo su cabello dejara de verse rebelde, pero ahora que estaba recogido se lo veía incluso más formal.

Tras un rato, Spiro y Ryu bajaron del piso, encontrándose en la entrada con su Amo y señor.

-Prefiero mi propia ropa. Esta no es tan cómoda –comentó moviendo un poco los brazos. –Aunque supongo que no puedo quejarme, siempre podrían haber sido peor –bromeó, dejando de hacer aquellos movimientos. -¿Nos vamos ya, Amo? –preguntó, apremiándolo.
avatar
Ryunosuke
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Localización : Junto al rubio caprichoso

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Residencia Cavarelli (Priv)

Mensaje por Tabris el Miér Mayo 16, 2012 11:42 am

Él por el contrario, se había colocado simplemente una chaqueta blanca sobre el atuendo que hubo llevado antes. Ésta tenía el cuello azul, al igual que los bordes, e iba desabrochada, llegándole hasta la cadera. Los pantalones eran blancos de igual forma, y lo único que resaltaba además del azul, era el chaleco de piel, y las botas de montar, oscuras y largas, por la mitad del muslo, el cabello peinado hacia atrás y engominado como hacía cuando salía a ver a alguien importante.

En la entrada de la casa, estaba su caballo negro, un semental de sangre pura, grande y macilento, ensillado ya, y siendo cepillado por uno de los esclavos que le tomaba de las riendas para mantenerlo quieto. El muchacho tomó un pequeño paquete envuelto en papel de manteca, y lo colocó en el interior del saco, escondiéndolo en una de las solapas.

Al lado de su caballo, había otro más pequeño, de color hueso, parecía ser una yegua, por su temperamento y por el tamaño. Usualmente no dejaba que ninguno de sus esclavos tocara a sus caballos, pero por ser el lugar al que se dirigían, un poco agreste y alejado, debía darle un caballo al otro inútil, o de lo contrario no haría más que estorbarle, e ir solo no era una opción. Nunca, y recalcó la palabra en su mente, se podía confiar demasiado en las personas, y la persona a la que buscaría, no era una excepción.

-Deberías estar agradecido, de que me encargo de civilizarte y enseñarte buenas maneras- dijo, tomando la mano de un esclavo que le ayudó a subir al caballo, que el montó con gracia, y cuyo peso el animal pareció reconocer. Pues era un caballo bravo e indomable, pero él había sabido someterlo, como lo hacía con todo aquel que se negaba a caer en sus redes.

-Buen viaje señorito- dijeron en unísono todos los esclavos. Solo Spiro se quedó callado, mirando la espalda de su amo. Celoso porque antes de que llegara ese sirviente de la corte, él era el que lo acompañaba en sus visitas.
avatar
Tabris
Noble: Familiares
Noble: Familiares

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Residencia Cavarelli (Priv)

Mensaje por Ryunosuke el Dom Mayo 20, 2012 3:47 pm

Cuando bajó seguido de Spiro y salió a la entrada, vio a dos caballos ya ensillados y listos para marchar. Ryunosuke se acercó al caballo que por sus características y por el olor femenino que desprendía y que su olfato de dragón percibir. Le acarició el hocico una vez se puso frente a la hembra tras sus comentarios. El rubio, montando en el semental de al lado de la yegua, le respondió.

-Civilizarme dice… Como si no llevara tiempo “civilizándome” –murmuró con gracia, hablándole casi a la yegua, la cual relinchó a modo de risa. Ryu sonrió ante aquello, poniéndose al lado del animal para con habilidad y gracia montarse sobre la que seria su montura.

Montado y listo para salir ambos, fue cuando le apremió a su Amo para salir del lugar. Los esclavos que se encontraban a sus espaldas se despidieron del rubio, deseándole un buen viaje a su “querido” señorito. Ryu sonreía ligeramente a modo de media luna ante aquel trato hacia el muchacho a pesar de su actitud tan seca con ellos. El poder del miedo, el mas fuerte e influyente para que la gente ceda a tus deseos y obedezca tus ordenes sin replicar.

Ambos sujetos, en solitario, salieron a caballo hacia su destino. Destino que el pelilargo desconocía en absoluto. –Conozco muy bien estas tierras, y no es que sean seguras. Por lo que, si quiere una camino tranquilo en el que no tengamos que detenernos para acabar con los asaltantes –dijo en plural por simple modestia, pues claro era que los eliminaría él. – será mejor que me diga a donde nos dirigimos a repartir esos “regalos”. –Entonces sonrió taimado. –A menos que le guste el ajetreo y las situaciones moviditas.

Ryunosuke cabalgaba hombro con hombro con el rubio, a pesar de que muy seguramente, su esclavo u otros sirvientes viajaran a un metro como mínimo por detrás de el. Sin embargo, como el guardián de aquel chico, al pelilargo le importaba tres si le gustaba o no que se mantuviera a su altura.
avatar
Ryunosuke
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Localización : Junto al rubio caprichoso

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Residencia Cavarelli (Priv)

Mensaje por Tabris el Lun Mayo 21, 2012 1:19 pm

avatar
Tabris
Noble: Familiares
Noble: Familiares

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Residencia Cavarelli (Priv)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.