Conectarse

Recuperar mi contraseña

PhotobucketPhotobucket
[clickea para mandar mp]
Últimos temas
» Apocalypse [Aracne Snake]
Lun Jul 03, 2017 5:55 pm por Afiliador

» Code Geass: Endless Dark [Cambio de botones]
Dom Feb 10, 2013 12:50 am por Invitado

» Aviso de Code Geass: Endless Dark
Mar Dic 11, 2012 5:05 pm por Invitado

» Aviso de Dark Souls
Lun Nov 19, 2012 10:00 pm por Invitado

» Afiliación "Golden Age a.R" [Elite]
Mar Sep 04, 2012 5:22 pm por Invitado

» Lacrim Tenebris. Foro Steampunk/Fantasía. (+18)- [Élite]
Dom Sep 02, 2012 11:25 am por Afiliador

» {Pokémon Battle Royale}{Afiliación Élite}
Vie Ago 24, 2012 4:40 pm por Afiliador

» Toxic Academy {{Recién abierto}}
Vie Ago 17, 2012 10:47 pm por Afiliador

» En este momento pienso que...
Mar Ago 14, 2012 1:51 pm por Hisumi

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Miér Jul 19, 2017 2:53 am.
Code Geass: Endless Dark vocaloid melody rolSubZero
Photobucket
[Da click para ver nuestros afiliados]

¡¡leche fría!! (priv.)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡¡leche fría!! (priv.)

Mensaje por Hard el Jue Abr 19, 2012 5:30 pm


Torció una sonrisa al ver pasar al hombre. -¡hey si, usted!, el hombre gordo sin un solo cabello, tengo lo que necesita, cura la ridícula calvicie que porta y por la que me reflejo…-se rió burlón y no le importó el que lo fulminaran con la mirada. Se creía invencible, además sabía en donde pegarle a las personas que eran futuros clientes y ya que él se pasaba mucho tiempo mejorando sus extractos, remedios y sustancias amargas y viscosas…sabía que siempre volverían…sí, él era el mejor en ese negocio… -un maldito día más de ganancias sin importancia…-murmuró mientras devoraba un poco de carne seca, estaba pulcramente vestido, tenia largo y hermoso cabello largo suelto y acomodado y por supuesto, su cuerpo expulsaba una dulce y placentera fragancia que él mismo había diseñado. Era muy extraño el verlo ahí, como un vendedor ambulante que recorría el lugar hasta quedarse un una pequeña calle hasta que llegaba la noche, vistiendo impecable, con rostro fino, piel pálida y suave…todo un noble aunque eso no le importaba mucho y ya que llevaba algún tiempo haciendo eso, ya era algo normal para la mayoría de las personas y su presencia que siempre destacaba, pasaba a mezclarse un poco más con la gente….común…

Ya que había regresado a su casa decidió salir a beber, como era su costumbre…pero ese día buscaba un lugar nuevo…y no es que tuviera algo que ver el que se hubiera peleado con el anciano pervertido de su taberna favorita…a su parecer las cosas habían sido justas, el viejete le había pellizcado el trasero y bien, él le había tirado la mayoría de sus dientes…y bueno…tal vez tampoco tuviera descendencia…pero ¡¡le había hecho un favor al mundo!!, así que…mientras se le bajaba el coraje quería embriagarse en un lugar nuevo y el que estaba frente a él parecía perfecto, así que, se acomodó el cabello y entró. Ignorando las miradas que se parearon sobre él se acercó a la barra, se sentó y miró al tabernero. –quiero leche…-murmuró, beber leche se había convertido en una especie de ritual, desde niño había escuchado a su “nana” pedirle que bebiera un vaso lleno para que creciera grande y fuerte y aun en ese entonces cuando visitaba al anciano, aun debía responder a su pregunta de ¿te cuidas y tomas tu vaso con leche todos los días?...y sinceramente no podía mentirle, así que, bebía la leche y luego venía lo demás. –y que esté fría-

avatar
Hard
Noble
Noble

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 19/04/2012
Localización : rompiéndote la cara por verme de esa lujuriosa manera...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¡leche fría!! (priv.)

Mensaje por Seth Alexander el Jue Abr 19, 2012 11:24 pm

Manejar una taberna no representaba demasiado problema, era cuestión de servir los tragos que pedían y echar a los ebrios que lograran causar problemas, aunque en ese lugar generalmente había una placentera y tranquila paz debido a que todos los hombres que bebían ahí se respetaban entre si, después de todo la mayoría eran dueños de tiendas o cazadores ya de avanzada edad que buscaban un lugar tranquilo y cómodo donde descansar el resto de sus años y a el realmente eso no era algo que le molestaba, le gustaba tener ese negocio que además de darle dinero le hacia sentir tranquilidad.

Alex dame mas ron quieres? –dijo uno de los ancianos que iban a beber a ese lugar y que comúnmente estaban ahí.- claro.. Enseguida –sonrío sirviéndole un gran vaso- disfrútelo –dijo con amabilidad sin separar de su boca aquel extenso artefacto donde quemaba su delicioso opio- escúchame bien… Seth tu eres un buen hombre… consíguete una familia pronto o morirás solo, eres atractivo.. Pero la gente prefiere a los hombres que lucen fuertes y jóvenes… no desperdicies tu tiempo –dijo con amabilidad a lo que Seth solo alcanzo a asentir- descuide… lo se muy bien.

Se giro para reacomodar aquellas botellas con licor que tenia en el mostrador a la vista de todos, escucho la campana que anunciaba que alguien más entraba pero tan distraído estaba en acomodar bien aquellas botellas que no presto demasiada atención a eso, si algo quería algo pediría así que no debía preocuparse demasiado. Fue entonces que le escucho, nadie en los años que tenia con esa taberna había pedido jamás algo como un vaso con leche por lo que aquello le genero bastante gracia.

Enseguida –dispuesto a complacer las ordenes de sus clientes, saco aquella botella del almacén y sirvió un gran tarro con aquel blanco líquido.- disfru… -se quedo estático al verle, un chico al parecer seis o siete años menor que el, de blanca piel y largo cabello, definitivamente le había dejado deslumbrado- talo –dijo luego de unos segundos, sin poder despegar su vista de aquella persona mientras le dejaba aquel tarro con la leche, aquello hizo que el anciano consejero soltara una pequeña risa, al parecer disfrutaba ver el amor entre jóvenes.- nunca… te había visto por aquí –le dijo algo aturdido aun, tomando un vaso el cual comenzó a limpiar con un pequeño trapo- eres forastero? O de la clase alta? –sin importar cuanto lo intentara, sus ojos seguían fijos en ese chico que bebía leche sin preocupación alguna.- me llamo Seth Alexander, pero puedes llamarme Seth o Alex.. o como gustes –sonrío levemente, sin percatarse había estado comportándose como un adolescente- mierda –susurro desviando la mirada molesto consigo mismo.

avatar
Seth Alexander
Habitante.
Habitante.

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 18/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¡leche fría!! (priv.)

Mensaje por Hard el Jue Abr 19, 2012 11:59 pm

Bufó, inocentemente había hablado en pedido de su lecho pero luego recordó que había tenido muchos incidentes con esa frase y ante esos problemas con borrachos calenturientos solo pudo tensar el cuerpo y entrecerrar los ojos listo para todo, miró al tabernero, era joven…o al menos más joven que los demás que conocía…y aunque era atractivo no estaba interesado en fijarse en idiotas que buscaban sexo, dinero o las dos cosas…además, el amor le parecía algo muy estúpido…una pérdida de tiempo. –hn-frunció el ceño y palpó la daga escondida en su atuendo, estaba listo para cualquier intento de violación y claro, estaría encantado con que su piececito saludara la cara de algún bocafloja…es más, sería hasta entretenido…

Paseó la mirada por el lugar, al parecer la mayoría de los hombres de ahí estaban o demasiado viejos para hacerle caso o demasiado ebrios como para que les importara el mundo real, así que se relajó y se acomodó mejor en el banquillo de madera, agachó un poco la cabeza permitiendo que su cabello se deslizara suavemente por su costado hasta posarse en su hombro y mientras aguardaba, comenzó a pensar en dos cosas, una, que en ese lugar el servicio era lento y dos…en que el color de la barra quedaría muy bien en su cabello… Cerró los ojos un momento, su mente descansaba para dejar de pensar, era todo lo que quería en esos momentos, tener la mente en blanco, siempre se preguntaba de todo, siempre pensaba de más en las situaciones y eso lo cansaba…¿Por qué de vez en cuando no podía ser igual que todos los idiotas descerebrados que vivían ahí?...al menos ellos parecían felices.

Sus largas pestañas se movieron mientras elevaba la mirada y observaba al tabernero. -¿talo?- completó la frase sin comprender el por qué de la expresión idiota del hombre rubio. –gracias-murmuró suponiendo que era por su apariencia de noble el que había reaccionado con un simpático tartamudeo. Bebió tranquilamente de su leche y luego de terminar hasta la última gota relamió sus labios. –ahora quiero lo más fuerte que tenga…quiero estar ebrio lo más rápido posible…-gruñó. –hoy quiero dormir temprano…-habló y lo miró de nuevo para responder. –porque es la primera vez que vengo a este lugar…y no está mal, parece tranquilo, puede ser mi nuevo lugar favorito-sonrió de lado. –clase alta...¿que no es obvio?-no despegó su mirada de la contraria, había algo que lo ponía nervioso y tal vez se debía a los penetrantes ojos que no perdían detalle de él pero…era una mirada diferente…una mirada estúpida y desconcertante…

-entonces Seth…o alex…-murmuró aun sin decidir como llamarlo. -¿me servirás el maldito trago o no?-preguntó sonriendo muy levemente, ya sabía lo que le causaba a los hombres pero…ese rubio era divertido…nervioso y tembloroso…casi podía verle el sudor de la frente… -¡jajaja me agradas!- giró un poco el cuerpo para ver a los hombres que bebían tranquilos ahí. –solo por eso…-lo miró de reojo. –te haré una oferta…pareces tener problemas de…-lo miró de arriba abajo. -¿dolor de pies?-preguntó astuto, seguramente el sujeto terminaba cansado luego de un día de pie, caminando de aquí para allá para atender a sus clientes.
avatar
Hard
Noble
Noble

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 19/04/2012
Localización : rompiéndote la cara por verme de esa lujuriosa manera...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¡leche fría!! (priv.)

Mensaje por Seth Alexander el Vie Abr 20, 2012 12:25 pm

Lo mas fuerte que tenga? –le miro incrédulo antes de sonreír, aquel chico no se veía como alguien de los que bebiera demasiado y el que primero pidiese leche se lo comprobaba, de cualquier manera no estaba para retar lo que sus clientes pedían y aunque pensaba en que si bebía así se echaría a perder el cuerpo, aun así saco una botella del fondo de su mostrador, aquel liquido era capaz de emborrachar solo con un par de tragos y aunque tardaba unos segundos en hacer efecto era realmente fuerte. Saco un pequeño vaso y le sirvió hasta la mitad, seria gracioso ver a ese chico ahogado de borracho luego de alardear su gran resistencia hacia el alcohol.- disfrútalo –dijo como lo hacia usualmente, cerrando aquella botella con un corcho, dispuesto a guardarla de nuevo.

Ah? –ladeo el rostro algo confundido- dolor de pies? –Alzo una ceja- no realmente.. Digamos que todos estos años con esta taberna me han hecho acostumbrarme a muchas cosas – y realmente eran muchas, había soportado no solo el cansancio, si no también peleas, vómitos y todas esas cosas que usualmente ocurrían en las tabernas.- los borrachos son peores que los niños.. créeme –se encogió de hombros sin despegarse del lugar donde aquel joven estaba, pues seria realmente molesto que comenzara a charlar con alguien mas cuando había comenzado a charlar con el, aun así continuo atendiendo a los que llegaban, mandándole sus tragos con un ayudante que trabajaba con el por las tardes.

-se quedo en silencio, puliendo algunos vasos mientras miraba al otro beber aquel embriagante liquido, por lo que no pudo evitar sacar la botella de nuevo y rellenársela con una sonrisa divertida- esta va por parte de la casa –dijo guardando nuevamente aquella botella, por alguna razón sentía unas curiosas ansias por ver al chico completamente ebrio como si supiera que con eso tendría que quedarse en la posada y no marcharse.

Oe lindura –uno de los tantos borrachos que visitaban esa taberna decidió armarse de valor y acercarse al chico que bebía el licor mas fuerte- que tal si tu y yo luego… vamos a dar una vuelta por allí que dices? –queriendo lucir atractivo para ese chico, el borracho se acomodo las ropas, dejando ver su enorme y peluda barriga unos cuantos segundos mientras “se acomodaba” la ropa. Mientras tanto Seth con toda la calma del mundo, bajo el vaso que limpiaba y miro con disgusto como aquel asqueroso hombre coqueteaba con ese joven, no dejaría que ocurrieran esas faltas de respeto en su establecimiento, porque era por el establecimiento… o no? –te pido que te marches, no quiero que estés ocasionando problemas –dijo con tranquilidad desenfundando una espada que llevaba siempre consigo en caso de problemas- vamos.. Deja al chico en paz.. a tu esposo no le gustaría enterarse de lo que haces aquí o si? –como siempre mantuvo la calma en esas situaciones, convencido de que se podía llegar a un acuerdo sin necesidad de pelear, fue entonces que vio lo que el mismo considero [solo por ver el rostro del joven] había sido un grave error, la mano del asqueroso hombre se había posado en el trasero del otro, masajeándolo de manera lasciva y asquerosa, haciendo énfasis en la presión en el centro de los glúteos de aquel chico.
avatar
Seth Alexander
Habitante.
Habitante.

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 18/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¡leche fría!! (priv.)

Mensaje por Hard el Vie Abr 20, 2012 1:56 pm

Asintió.-¿acaso debo repetirlo?-murmuró, estaba un poco malhumorado, comenzaba a tener calor y a pensar que deseaba más de otro vaso de leche que un trago que le diera una sabrosa resaca en la mañana…bueno sí, había descubierto una mezcla de plantas que quitaban el dolor además de que luego de mucha agua estaba como nuevo, sin embargo aun tenía algunas molestias antes de que todo hiciera efecto…¡y tenía calor!...Miró a Seth, por su mirada podía adivinar que eres lo que pensaba, le había pasado tantas veces que sin oírlo, ya lo sabía. –no soy delicado, no soy una damisela dulce que solo toma agua fría por las mañanas con un platón de verduras que no llenan ni a un ciervo…-entrecerró los ojos. –y puedo probártelo, aunque no creo que te agrade así que…métete en tus propios asuntos…y yo me quedaré tranquilo…-

Suspiró, con tan solo oler el desagradable olor de esa cosa puso en duda sus gustos por la bebida…pero no era tiempo de pensar, solo debía beber y olvidar todo por un rato, solo así descansaría toda la noche… -¿la mitad?, espero que este licor tenga lo que se supone…-tomó el primer sorbo y fue amargo, quemante, su garganta se sintió en el infierno y luego de sonreír rió un poco. -…bien, es algo fuerte-murmuró antes de empinarse el pequeño vaso para terminar con su contenido de un trago. –más…-se acomodó relajando los hombros. -¿no?, que curioso…normalmente no fallo…Seth…-parpadeó lento. –si no te parten la cara…-se rió. –debe ser entretenido ser tabernero..jum, odio a los borrachos y no soporto a los niños…mimados o llorones…-elevó la mirada, seguía pensando ¿por qué eso no hacía efecto de una buena vez?

-gracias…-murmuró ante el trago gratis, si pensaba agradarle más, lo lograba…de pronto, escuchó algo-¿mm?-extrañado giró un poco el rostro, solo para descubrir a lo más asqueroso….(bueno, había visto cosas más asquerosas pero eso se acercaba a uno de los peores) que había visto. Lo ignoró, muchas veces eso era lo único que se requería y sorprendido miró al rubio cuando en un acto de extraña caballerosidad había intentado ayudarlo. Cuando reaccionó frunció el ceño, ¿qué no acababa de decirle que no era una damisela en peligro? -.no necesito ayuda de nadie…-murmuró molesto. -¡ggh!-abrió enormemente los ojos ¡era el colmo!. Su cuerpo se tensó y sintió que le empezaba un tic en el ojo. –quita…tu asquerosa mano de mi culo…-murmuró y antes de escuchar una respuesta se dio la vuelta y de una patada en el rostro ocasionó que el individuo callera ruidosamente al suelo. Gruñó y se le acercó sacando su daga, se agachó y pegó el filo al cuello del otro. -¡jamás vuelvas a tocarme!-lo observó un momento, su rostro desagradable hinchado por el golpe, con un rastro de sangre en el labio en donde había caído elegantemente la bota de Hard. –compadezco…al pobre infeliz que…se casó contigo…-siseó y le clavó la daga en la palma de la mano.

Ni siquiera le importó el grito del sujeto, como si nada, sacó el arma de la piel contraria, le limpió la sangre con la ropa ajena y suspiró. –eso te hará recordar que no debes tocar lo que no es tuyo…-se alejó y tomó su vaso para beber todo de un trago, enseguida sintió ese ardor desagradable en la garganta, aunque esta vez estuvo acompañado de un mareo.-¡oyee Seth!-un poco tambaleante se sentó y acercó su vaso. –quiero más…-guardó su daga y tranquilamente se acomodó el largo cabello tras su oreja.
avatar
Hard
Noble
Noble

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 19/04/2012
Localización : rompiéndote la cara por verme de esa lujuriosa manera...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¡leche fría!! (priv.)

Mensaje por Seth Alexander el Sáb Abr 28, 2012 3:11 pm

-mientras vio como toda aquella “acción” se desarrollaba del otro lado de la barra, continúo limpiando sus tarros, con calma y una paciencia casi increíble, no era la primera vez que algo así pasaba, pero mentiría si decía que no le impresionaba que alguien con el físico como el de su mas nuevo cliente estuviese haciendo todo aquello.- no! –grito hastiado- si lo haces sangrar seré yo quien limpie toda esa cochinada –bufo rodando los ojos, dejando el tarro limpio en su lugar, dispuesto a continuar con otro como si nada.
Hmm… así que no hay nada como embriagarte luego de acuchillar a alguien.- sonrío rellenando aquel vaso que el otro le extendió, guardando luego aquella botella.- veo que eres alguien de cuidado… eso esta bien.. no puedes fiarte de todos aunque sigo creyendo que era innecesario hacerlo sangrar en mi piso –bufo- como sea… de donde vienes? –se recargo en la barra, acercando su rostro al del otro.- tengo curiosidad –aquellas palabras salieron casi como un susurro, mientras su mirada se fijaba directamente en el rostro del otro.

Rato luego de seguir con la charla con aquel chico, se alejo de el un momento, teniendo que atender a otros borrachos que llegaron al lugar, sirviéndoles aquello y algunos platillos que habían pedido, pues ese lugar además de ser una taberna, funcionaba de posada y restaurante, básicamente era una especie de hotel para cualquiera que tuviese el dinero suficiente como para pagarle.

Hum –murmuro al ver al chico que le resulto interesante, estaba ebrio y aunque el quisiese negarlo se le notaba, después de todo aquel fuerte licor nadie había podido soportarlo, de cualquier manera algo en ese chico le parecía diferente al resto, el no era como todos los borrachos, el verle de aquella manera, con la mirada perdida y el cabello cubriéndole el rostro le pareció la cosa mas adorable que jamás pudo haber visto, por lo que con una sonrisa algo socarrona, continuo sirviendo al resto, ya habría tiempo de toparse con el de nuevo.
Horas mas tarde y luego de haber dejado la botella al lado de su cliente solo para que no le llamara varias veces, todos comenzaron a marcharse, incluso su ayudante, dejando la taberna vacía.- a excepción del otro que seguía bebiendo como si no hubiese un mañana.- oe oe… cálmate –sonrío quitándole la botella- ya voy a cerrar… pero no te ves muy bien.. Así que creo que tendrás que quedarte en mi posada.- cruzo la barra y paso un brazo del otro tras su cuello, para ayudarle a caminar- es un lugar agradable, no tendrás problemas para dormir –dirigió sus pasos a una puerta la cual cruzo dejando ver un lugar por demás acogedor, una pequeña cocina y todo lo necesario, luego le recostó en una cama individual- descansa… la resaca de mañana no te va a dejar caminar –comenzó a reír y se marcho cerrando la puerta.- soy idiota –se recostó en el sillón, había llevado a ese chico a su casa y no a la posada, pues la posada no era mas que unos cuantos cubículos con paja y el no quería dejarlo ahí, como si no quisiera causarle una mala impresión.

avatar
Seth Alexander
Habitante.
Habitante.

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 18/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¡leche fría!! (priv.)

Mensaje por Hard el Lun Abr 30, 2012 12:25 am

Sonrió al escuchar al hombre rubio. –lo siento…fueron circunstancias inevitables…-se rió. –acuchillar…-lo miró a los ojos. –era una daga, no un cuchillo….-sonrió. –pero sí, es buena escusa para beber un poco y olvidar…-hizo una mueca. –no quiero recordar a ese asqueroso sujeto manoseando mi trasero…-se tomó de un trago el contenido nuevo de su pequeño vaso. –aah…-hizo una mueca por el ardor en su garganta y después asintió. –se cuidarme solo…además necesito saber como defenderme, con tantos idiotas libres y con un físico como el mío…es obvio que muchos querrán violarme…-habló aunque casi podía asegurar que ya era el alcohol el que lo estaba volviendo tan buen conversador. –vengo…de ninguna parte…soy de aquí pero…nunca había entrado a este lugar-lo miró de nuevo, ¿estaba más cerca que antes?...podía sentir el aliento del tabernero y no podía negar que era cálido y agradable… -tengo una cabaña a unos metros del bosque-miró su vaso y lo acercó a Seth para pedir silencioso que le sirviera más.

Hipó y se quedó quieto, ya veía borroso y no podía pensar mucho así que sabía que unos tragos más y se tendría que marchar a su casa antes de quedar inconsciente. Suspiró y cansado se apoyó un poco en la barra mientras acomodaba su cabello. –que vida tan cansada…-murmuró para sí. No supo cuando se quedó dormido, no lo notó y eso que él siempre había tenido cuidado de no terminar en ese estado. Despertaba solo por momentos y perdido solo se empinaba la botella para darle un pequeño trago, fue en una de esas ocasiones en las que una voz lo distrajo. -¿mm?-hizo un puchero al verse desprovisto del licor. –irme a casa…-murmuró tratando de ponerse de pie. –puedo solo…-refunfuñó pero se dejó guiar hasta una cama, una vez en el colchón se quitó las botas torpemente y luego se quedó completamente dormido.

Se levantó tambaleante luego de un rato de dormir profundamente. –malditos imbéciles…creen que mi culo puede ser frotado cuando ellos quieran….-chocó contra lo que parecía una pared. -¿no era de madera?-completamente ebrio se dio la vuelta y caminó por el lugar, era extraño, el calor lo había despertado y se suponía que estaba en su casa pero ¿por qué todo parecía tan diferente?. –jajajaja debo estar muy ebrio…-frunció el ceño. –imbécil, debí cortarle la mano…ese…-asque…-bajó la mirada y estiró la mano, abrió la puerta con torpes movimientos y se paseó por el lugar hasta que se encontró con un cubo lleno de agua, metió las manos en ella y se hechó agua en el rostro, estaba fría…y cuando levantó la mirada se dio cuenta que había una ventana abierta frente a su rostro, afuera estaba fresco el ambiente, se le hizo extraño pero recordaría que necesitaba más ventilación en la cabaña…Bostezó y torpe continuó su camino hasta dar con un pañuelo limpio, quería un baño pero estaba muy mareado como para arriesgarse a sacar agua de un pozo o como para andar por el bosque hasta el pequeño lago cerca de su hogar así que un paño empapado sería lo indicado.

Caminó hasta poder sentarse en un sillón cómodo y pequeño sin notar que no estaba solo en esa habitación, cerró los ojos y estiró el cuello mientras dejaba descansar la cabeza sobre el respaldo del mueble, estiró el brazo y exprimió el pañuelo sobre su cabeza. El agua se deslizó por su piel blanca, un camino de agua recorrió su cuello y bajó hasta su pecho. –jajaja…-se rió al notar que aun tenía la ropa puesta así que se quitó la camisa dejando ver sus tatuajes, Sus pulgares se posaron en sus caderas y luego se deslizaron hacia abajo para bajar un poco su pantalón, lo suficiente como para dejar entrever su pequeña y ceñida ropa interior. Ronroneó por el vientecillo que entró por la ventana y le pegó en su cuerpo húmedo y con movimientos suaves subió la mano y exprimió de nuevo el pañuelo para que el agua cayera directamente sobre su pecho aunque cayó sobre su tetilla derecha que reaccionó ante el agua fría y se irguió endurecída. –ah…-se erizó por el fresco que ahora atacaba a su piel, sonrió y su respirar se volvió suave. –Seth…-murmuró al recordar de pronto el nombre del curioso cantinero. –Seth Alexander…-ladeó el cuello y se quedó quieto hasta que su pequeño y blanco pie desnudo subió por su pierna izquierda lentamente buscando elevar su pantalón para que le llegue la brisa hasta sus piernas. Su pie regresó al suelo y cuando pasaron un par de minutos, entreabrió los ojos y se llevó algunas de las sedosas hebras de su cabello tras su oreja.
avatar
Hard
Noble
Noble

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 19/04/2012
Localización : rompiéndote la cara por verme de esa lujuriosa manera...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¡leche fría!! (priv.)

Mensaje por Seth Alexander el Lun Abr 30, 2012 10:40 pm

Así que lo hice –murmuro cerrando los ojos, había dejado a un completo desconocido en su cama mientras el se había movido a su sofá, que no era para nada cómodo, de cualquier manera sentía que ese chico era demasiado… diferente como para dormir en ese lugar donde se reunían los borrachos que no tenían los medios suficientes como para caminar, así que había decidido dejarle en un lugar mas cómodo y seguro a un a costa de su propia tranquilidad.
Hn… idiota –susurro para si mismo, acomodándose de manera en que no tardo demasiado en quedarse dormido, arrullado por el aire fresco que entraba por la ventana y el cansancio que le hacia el atender su taberna todos los días, a pesar de ser algo que le gustaba hacer, que no le resultaba para nada tedioso y que incluso se divertía, no dejaba de ser algo cansino y desgastante, sobre todo porque los borrachos eran peor que los niños.

Su sueño como siempre era ligero, denotando que no tenia además de nada que esconder, una consciencia tranquila y una vida corriente, aunque por mucho que lo pensara había algo que le tenia inquieto, los días pasaban, estaba envejeciendo y aun no tenia una sola pareja, ni un solo pretendiente que pudiese mantenerle tranquilo, pero no tenia prisa, estaba seguro de que en algún momento un chico lindo aparecería en su vida y finalmente podría casarse.- pensamientos estúpidos –susurro cuando escucho unos cuantos ruidos que le pusieron alerta, abriendo los ojos mas manteniéndose quieto, levantándose apenas un poco para ver de quien se trataba.

Un espectáculo mejor de lo que imagino apareció frente a el, el chico al que le había dejado en su cama estaba sentado ahora justo frente a el, mojándose el cuerpo para refrescarse imagino, pero lo hacia de una manera tan condenadamente erótica que no tardo demasiado en estar sentado mirándole atentamente mientras el otro chico balbuceaba que no lograba escuchar.
Pero hubo algo que no olvido por más que Quizo, que entro perfectamente en sus oídos y que hizo que su miembro se alzara enseguida, la voz de ese chico, diciendo su nombre de aquella manera fue como si fuese atacado por alguna especie de hechizo, se puso de pie, caminando hasta el casi desnudo chico, parándose frente a el con el rostro completamente enrojecido y una mirada temblorosa y casi asustada.
Ehm –susurro, mirando el cuerpo mojado de ese chico casi ofreciéndosele, imagino desde un principio que el otro estaba únicamente buscando atraerle de manera descarada y si lo pensaba cuidadosamente, hacia tiempo que no mantenía relaciones con nadie, así que el libido se le había acumulado, explotando en el momento en el que estuvo parado frente a el.
Con un cuidado casi envidiable, bajo un poco su pantalón, hasta sus rodillas, quedando desnudo así para el otro, dejando su miembro erecto cerca del rostro del otro- ehm… to… tocalo –susurro, cerrando sus ojos nervioso mientras tomaba la mano del otro y la apoyaba sobre su miembro, relajándose al instante, comenzando luego a mover su pelvis mientras usaba la mano del otro para masturbarse.- hm.. –sin duda el otro tenia un misterioso talento para ponerle duro al instante.

avatar
Seth Alexander
Habitante.
Habitante.

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 18/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¡leche fría!! (priv.)

Mensaje por Hard el Mar Mayo 01, 2012 1:59 pm

Levantó la mirada lentamente, sus ojos parecían perdidos en algún punto y tuvo que acercarse un poco para distinguir la presencia frente a él. -…-separó los labios para hablar pero ningún sonido escapó de su boca, no lo entendía, había un hombre ahí, en su casa…no, no era así, ahora se daba cuenta de la situación, estaba soñando y para su sorpresa, soñaba con el tabernero. –Seth…-suspiró y medio frunció el ceño sin entenderlo, ¿acaso ese sujeto le habría atraído más de lo debido?, bueno, fue amable, divertido y era atractivo pero, debía haber algo más para tener el honor de aparecer en sus sueños. No, no podía ser posible, ¿podría serlo?...bajó la mirada y se encontró con algo que hizo que se estremeciera por completo, bajo los pantalones del extraño había una notable erección. –genial…-murmuró suponiendo que tenía un sueño húmedo.

No era extraño estar soñando algo así, es decir, era joven y con necesidades, la primera y última vez que tuvo sexo fue cuando tenía 15 años, era joven, hormonal y buscaba el amor que sus padres jamás le otorgaron así que fue fácil tener a su primer amor en Kevin, su maestro de defensa, era joven, atractivo y salvaje, fue una experiencia apasionada que se dio una sola vez antes de que se diera cuenta de que en realidad lo que buscaba Kevin era el poder y el dinero que podía entregarle Hard si se convertía en su amante…Es por eso que odiaba las relaciones y a la mayoría de los hombres. Los nobles buscaban más poder y una cara bonita que pudieran presumir entre sus falsos amigos y las personas comunes buscaban dinero, olvido de sus frustraciones y alguien a quien tratar como un objeto para poder sentirse poderosos, todos, imbéciles.

El tabernero era diferente, era atractivo, era agradable y no había intentado nada con él…además tenía una mirada atrayente que no comprendía y…bien, lo aceptaba, le atraía pero el amor era algo lejano. Sonrió de lado, aun en su estado de ebriedad podía notar la mano temblorosa del mayor. –oh vamos…puedes hacerlo mejor…-murmuró aunque fueron palabras dirigidas a sí mismo, estaba bien que quisiera descargarse un poco con una fantasía sexual pero él era pasión pura, agresión, erotismo, lujuria…y eso no podía verlo en ese sueño, más bien era como si Seth le tuviera miedo. –no muerdo…-se rió antes de bajar la mirada. Tardó en procesar lo que tenía enfrente y fue hasta que se dio cuenta de que era un duro pene a centímetros de sus labios que un sonrojo cubrió su rostro y su piel se estremeció erizada.

-tocar…lo…-repitió lento, perdido entre la inconsciencia y el alcohol, tal vez era eso, él buscaba algo diferente, un hombre de verdad…con un gran y duro pene. Jadeó como un eco ante el sonido de placer que escapó de los labios contrarios, su mano estaba caliente, ¿por qué?. –oh…-murmuró al verse masturbando al rubio, ni siquiera lo estaba pensando, su mano se movía sola, de arriba hacia abajo, apretándolo y masajeándolo, explorando esa dureza suave pero dura que parecía llamarlo para que lo probara. –un hombre real…-murmuró acercándose lentamente a él. No tenía camisa así que sus labios pudieron posarse tranquilamente sobre ese torso trabajado, besó suave y su lengüita traviesa puso recorrer un poco de esa piel con un curioso sabor. Torpe y lento bajó probando con besos ese torso, su abdomen, su ombligo y más abajo, sus vellos rubios, hasta que llegó a ese pene hinchado que ya se había humedecido por las atenciones de su mano. -¿me vas a follar?-le lamió la gotita brillante que resaltaba de la punta de su glande. -mmm salado…- suspiró cerrando los ojos y ladeó el rostro mientras un pensamiento comenzó a llenarle la mente “no despiertes”.

Se separó de él rápido, su cuerpo descansó en el sillón y pareció que estaba por quedarse dormido, hasta que nuevamente abrió los ojos. –despertaré en cualquier momento así que…-tragó saliva, su rostro ardía por lo que parecía ser vergüenza y su cuerpo ya estaba excitado así que buscando liberar la tensión de su aprisionado miembro, su mano bajó y se frotó por sobre la ropa. –aah…-se arqueó y su mano se paseó por su pecho para llegar a su tetilla y así poder jugar con ella, apretándola, tirando de ella y frotándola con un par de dedos. –así que…debemos apresurarnos…-movió las caderas. –Seth Alexander…aaah…-
avatar
Hard
Noble
Noble

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 19/04/2012
Localización : rompiéndote la cara por verme de esa lujuriosa manera...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¡leche fría!! (priv.)

Mensaje por Seth Alexander el Jue Mayo 10, 2012 2:35 pm

Calor, sentía muchísimo calor en ese momento, su rostro estaba encendido y su mirada fija en aquel chico que masturbaba su miembro con una maestría que asustaría a cualquiera, producto quizá de haberse acostado con multitud de hombres en su aparente juventud.
No criticaba claro que no, después de todo estaba disfrutando aquellos lascivos frotes que su duro y húmedo miembro estaba recibiendo, haciéndole temblar ligeramente, mas que por los nervios, por el enorme placer que estaba sintiendo solo por el simple hecho de estar haciendo esa clase de cosas con ese sujeto, siendo que lo había conocido apenas horas atrás y que había logrado engatusarle en mas de una manera.
Mmm –su mirada tembló un poco a la vez que el primer vapor exhalado salía de sus labios justo cuando el otro pasó su lengua por su miembro, vibro excitado por la manera lasciva en la que le hablaba y el modo casi felino que tenia de lamer su falo.

Hacerlo… -susurro cuando observo al otro ofrecérsele de esa manera, estaba seguro de que ningún hombre aun que dijera tener el mejor autocontrol se hubiese resistido a eso, el cuerpo casi humedecido por el sudor del otro, que desprendía ese erotismo que le tenia embrutecido, no hizo mas que cargarle en sus brazos y comenzar a caminar.
Por alguna razón no quería hacerlo ahí, quería que fuese en su cama, donde pudiera dejar impregnado el aroma a sexo proveniente del cuerpo del otro, además claro de que seria mas cómodo y tendría muchísima mas movilidad en ese lugar que en cualquier otro lado.
Apenas estuvieron en ese lugar sus labios fueron directamente a los del otro, disfrutando del sabor alcohólico de la boca del otro, colando segundos su lengua en aquel lugar, entrelazándola con la del otro para dar inicio a un lascivo y hambriento beso.

Su miembro no se quedo atrás, duro y humedecido se frotaba contra la ahora despejada entrada del otro, humedeciéndola como si estuviese preparándola para recibirle, en movimientos lentos, ligeros y eróticos, como haciéndole desearle mas antes de consumar aquel lascivo acto que había comenzado de la nada.
Voy a entrar en ti –susurro, pasando su lengua por los delgados y ahora enrojecidos labios del otro, haciendo un poco de presión sobre su entrada, cosa que no hizo mas falta, pues su miembro resbalo en el otro con mucha facilidad, señal de que el otro estaba tanto excitado como relajado.-
Mmm… -jadeo cuando estuvo dentro del otro, en una sensación embriagante, podía sentir como el otro le aprisionaba de manera deliciosa, como si estuviese recibiéndole gustoso, no hizo mas que empezar a moverse, respirando sobre los labios del otro a la vez que le besaba repetidas veces para mantenerle excitado, tirando en algunas ocasiones de sus pezones con sus dedos, buscando estimular completamente aquel cuerpo que ahora estaba bajo suyo.
avatar
Seth Alexander
Habitante.
Habitante.

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 18/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¡leche fría!! (priv.)

Mensaje por Hard el Sáb Mayo 12, 2012 11:53 pm

No tenía conocimiento de sus propios movimientos, sus labios, sus manos y sus piernas parecían moverse con mente propia, así que no había notado cuando su mano había regresado para apresar el miembro del mayor, lo frotaba, lo presionaba y jugaba insistente con su glande goteante, era extraño, como si una fuerza tratara de indicarle que debía seguir, que debía probar el cuerpo de ese hombre hasta el cansancio, saborear sus labios, su sudor y su semen caliente. –aaah…mmm-suspiró, nunca se había imaginado que hablaría con palabras sucias y mordaces durante el sexo, tal vez hablaba el alcohol en él o ese hombre despertaba sentimientos y pensamientos ocultos que jamás creyeron poder salir a la luz.

–fóllame…fóllame…-repitió jadeando, ese enorme cuerpo, esas manos fuertes, estaba por morirse del placer, quería quedarse ahí, prisionero contra ese fuerte hombre…Su mano ahora subió para probar el presemen, hizo una mueca, no pudo evitarlo, pero ese sabor no era del todo malo, solo era diferente, salado, espeso, caliente. –quiero…leche…-murmuró como si recordara sus propias palabras mencionadas tan solo unas horas atrás al entrar al bar. –pero esta vez…la quiero caliente-relamió sus labios como un gatito goloso. –quiero… chuparte-frunció el ceño, sería la primera vez que lo hiciera pero aun así deseaba probarlo.

-aah…-se sintió elevado así que le rodeó las caderas con las piernas y sus manos le rodearon el cuello antes de que, sonrojado le besara, chupara y lamiera el cuello. –sabes bien…-murmuró y subió los besos a su barbilla, su mejilla y la comisura de sus labios. –mmm-se removió un poco, el contraste suave de las sábanas frescas con su piel le erizaron el cuerpo, relamió sus labios y ronroneó.-¡mmh!-correspondió al beso suavemente, delicioso, erótico y húmedo, su miembro le molestaba, ya le dolía y podría jurar que su culito deseoso también lo hacía. -¡nnh!-frunció el ceño y su entrada se contrajo ante los frotes, era como si deseara succionarlo para tenerlo adentro de él lo antes posible. Jadeó ante el aviso. –hazlo, demonios…hazlo…por favor…-se sentía tan caliente y deseoso que se masturbó con fuerza para llegar al orgasmo. -¡¡aah aah si!!-echó la cabeza hacia atrás. Tragó saliva y lo miró, era como si de pronto todo se hubiera detenido, observó al tabernero y estiró la mano, le acarició el cabello, le delineó el rostro y le rozó los labios casi como en un ritual; sus dedos separaron un poco los labios ajenos, lo suficiente para que él pudiera acercarse y besarlo, un beso suave donde su lengua saboreó suavemente el interior de la boca de Seth, ¿se podía enamorar alguien con un beso?...era estúpido pensar eso pero por un momento se le cruzó por la mente. –enamorado de un…sueño…-murmuró quedo.

-nnh-apretó los ojos cuando sintió la presión de su pene, lento y suave entró en él, como si eso debiera suceder, como si sus cuerpos encajara perfectamente, como si fueran el uno para el otro… -ya estás adentro…-murmuró descansando, respiró un poco más lento y se abrazó más a él. –mmm aah aah…-sus jadeitos y gemidos comenzaron. Sujetado fuertemente a él con una mano comenzó a mover las caderas. –tan…¡tan profundo!- se arqueó y apretó el pene de Seth con fuerza. -¡aah aah!-se calló un poco cuando era besado y a cada beso recibido correspondía ardientemente. Había dejado de masturbarse, solo se aferró a Seth por la espalda. –ri…aaah-lo besó de nuevo, sentía su cuerpo ardiendo, sus tetilla estaban enrojecidas e hinchadas al igual que sus labios y la punta de su miembro, se correría, deseaba hacerlo… -muy rico…-lo miró sonrojado, perdido en el deseo y el placer y sin decir nada más se corrió entre sus cuerpos, pero los espasmos que tuvo solo hicieron que, temblando, se moviera más y más rápido sobre Seth. –más, más…-era una fortuna el no haber despertado aun así que deseaba más. –quiero…quiero más…-el tigre que podía haber sido antes ahora era un gatito, y el gatito rogaba por atención… -Seth…-sonrojado y necesitado movió suave las caderas. –quiero, quiero…-le lamió el cuello y se frotó el húmedo miembro, después le acarició el torso al mayor. –dame…más, dame leche-
avatar
Hard
Noble
Noble

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 19/04/2012
Localización : rompiéndote la cara por verme de esa lujuriosa manera...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¡leche fría!! (priv.)

Mensaje por Seth Alexander el Lun Mayo 14, 2012 8:29 pm

Aquello definitivamente se salía de su control, el rostro del otro mirándole de esa manera era simplemente mas de lo que cualquiera podría soportar, aquellos sensuales y eróticos jadeos y aquella voz suplicante que usaba cuando se movía sobre su cuerpo, sin duda aquel estaba siendo el momento mas erótico y excitante de su vida, siendo Seth alguien que no había tenido demasiadas experiencias era como si su cuerpo y el del otro encajaran de manera perfecta y le encantaba aquello. Yo… te daré mas –murmuro sobre los labios ajenos, besándolos una vez mas de manera demandante, los labios del otro sobre los suyos le provocaban un delicioso cosquilleo que le hacia buscar mas de el, olvidando cualquier cosa incluso el hecho de que había pensado que el no se acostaría con cualquiera, el solo se entregaría a quien realmente le atrajera y aunque el otro era realmente atractivo tenia relativamente poco tiempo conociéndolo como para eso.- gime mas para mi –susurro sobre los labios del otro, mordiéndolos con fuerza mientras su pelvis se movía con velocidad.

Así fue como la primera vez que se vino dentro del otro término, pero lejos de dejarle agotado o algo similar le motivo a moverse mas rápido dentro del otro, buscando llenarle en mas de una forma, por lo que luego de un rato se aparto apenas un poco, alzando una de sus piernas la cual apoyo en su hombro, las estocadas de esta forma se volvieron mas certeras y profundas, arrancándole incluso algunos gemidos roncos ante la sensación que el interior ajeno le provocaba- mmgh… eres tan estrecho –susurro, moviéndose mas velozmente, buscando aquel punto en su interior que sabia apenas tocaría el otro se llenaría de gemidos mas sonoros. Así se les fue el resto de la noche, multitud de gritos, gemidos, posiciones, Seth incluso perdió la cuenta de cuantas veces había terminado dentro del otro pero eso no importaba, cuando fue madrugada y el ambiente comenzó a enfriar, cobijo al menor en sus brazos quedándose profundamente dormido mientras aspiraba el curioso aroma que destilaba, combinado con el sudor y el sexo, sin duda aquello había sido tan extraño, como excitante y su cuerpo le decía que no seria la única vez pues el otro estaba bastante bien aferrado a su cuerpo, provocándole multitud de extrañas sensaciones en el cuerpo.

Cuando el sol comenzó a entrar por su ventana, chocando directamente con sus desprevenidos parpados, frunció un tanto el ceño antes de abrir los ojos y mirar al otro dormir profundamente afianzado a su cuerpo, aquello le hizo sonreír pues recordó claramente lo hecho la noche anterior y lo mucho que lo había disfrutado.

Con cautela se levanto, dejando que el otro abrazara una de sus almohadas, fue directamente a darse una ducha, quitándose la suciedad que se había acumulado en su cuerpo, mientras recuerdos de lo hecho la noche anterior le inundaban haciéndole sonreír bobamente, sin duda a su amigo del bar le alegraría saber lo que había hecho y no es que quisiera presumirlo, pero parejas como esas no se conseguían con mucha regularidad.
Cuando salió de la ducha bajo hasta la pequeña cocina, preparando luego algo de desayunar, jamás había sido de los que se preocupaban mucho por las personas pero pensó que lo menos que podía hacer era ofrecerle algo de comer al otro que supuso estaría adolorido y cansado o algo similar.
Oí buenos días! –grito saludando por la ventana a uno de sus vecinos y habitual cliente de su taberna, tenia problemas con su pareja y siempre era divertido escucharle quejarse de el, era un buen hombre trabajador y honesto pero su esposo había resultado ser mas caprichoso de lo usual, aun así eran buenos amigos y siempre que se los topaba en algún lugar los saludaba educadamente.- bueno supongo que ya no debe tardar en despertar –miro hacia afuera, para orientarse mas o menos de la hora que debería ser, esperando a que el chico que dormía en su cama despertara pronto.

avatar
Seth Alexander
Habitante.
Habitante.

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 18/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¡leche fría!! (priv.)

Mensaje por Hard el Mar Mayo 15, 2012 1:58 am

-quiero más…¿qué?...¿qué debo hacer para tener más?-preguntó y le sonrió ante la respuesta. Correspondió salvaje y perdido en la pasión. Jadeó al separarse de sus labios y contrayendo su mojada entrada se arqueó gimiendo alto. -¡duele!-apretó los ojos, era fascinante, dolía un poco pero era delicioso…además, valió la pena para sentir después el semen caliente llenarlo por dentro, pero aunque Seth se corrió, el ya tenía a su miembro hinchado y duro de nuevo así que hizo un puchero y se removió deseoso de más rondas de sexo. -¡¡aaah aaah!!-al parecer no debió preocuparse porque casi de inmediato regresaron las embestidas, más rápidas que antes y más profundas. No notó el cambio de posición hasta tener la pierna elevada, se sujetó de la cama con fuerza, apretó los ojos y continuó gritando el nombre del tabernero entre sensuales y eróticos gemidos.

Lagrimitas se deslizaron por sus mejillas, cayeron por su piel y se perdieron en la sábana bajo su cuerpo, era tanto el placer que su cuerpo se quedó quieto y tembló entre espasmos, quería controlare y correrse pero al mismo tiempo quería seguir sintiendo eso que lo estremecía por completo, que lo tenía gimiendo, pidiendo por más, sudando y abriendo las piernas lo que más se podía para sentir más y más adentro la polla de Seth. Muchas veces estuvo a punto de perder la conciencia, sin embargo aparecía un nuevo orgasmo, sentía un nuevo beso o su cuerpo era girado en una nueva posición. Había bebido tanto del rubio y con tanto gusto que su sabor no se marchaba de sus labios y siempre estaba en busca de más. El cansancio y la inconsciencia por fin llegaron a su cuerpo, no podría moverse al día siguiente y necesitaría muchas pastillas para el dolor porque su rojizo culito le ardía a cada movimiento que daba, hasta sus rosaditas tetillas le reclamarían y es que con tantas succiones y mordiscos recibidos, el solo rozarse con la tela de la sábana era algo que le fastidiaba.

-mmm-suspiró, dormir al lado de alguien era algo que jamás experimento así que inconscientemente se aferraba a esa deliciosa fuente de calor. Sus ojos se abrieron lentamente, el maldito sol le pegó en la cara alertándole de que debía levantarse para un nuevo día de trabajo. –mmn-apretó los ojos, le dolía la cabeza por la cruda pero…eso no era lo que le produjo un escalofrío…lo fue el dolor en el culo que le aseguraba que no podría tener un regreso agradable a su hogar. -¿qué?-no podía entenderlo, no recordaba mucho…rostros, algunas palabras…Se medio levantó para mirar a su alrededor, lo primero que notó era que no estaba en su casa, lo segundo fue que estaba cubierto de algo biscozo… -semen…-murmuró y se sonrojó mirándose. Su cuerpo entero parecía bañado con esa espesa esencia…y por ultimo notó la presencia de alguien… -oh no…-tembló, ¿cómo había llegado a eso?, no lo podía creer…

Le dolía casi todo el cuerpo, tenía hambre, olía extraño, estaba pegajoso, en casa ajena, con cruda y…lo peor era que había comenzado a recordar ciertas cosas…besos, palabras, caricias y en especial se recordaba dándole largas y dedicadas mamadas al tabernero. –no es cierto….-desesperado se dejó caer en la cama lentamente.-¿no?, ¿yo?. ¿qué hice?-aun sentía semen entre sus piernas y en su entrada así que las cosas empeoraban más y más al darse cuenta de que no habían usado protección. -¿con ese?-se preguntó, era atractivo pero eso no era suficiente para que él hubiera permitido eso…así que debió ser…¡forzado!...¿forzado?, si lo recordaba lo estaba disfrutando pero…¡debían ser recuerdos falsos!. Tanteó a su alrededor buscando un arma y al hacer eso calló de la cama. -¡aah!-jadeó adolorido y se encogió maldiciendo su suerte. –no es verdad-se sonrojó, el hombre a unos metros de él jamás lo habría forzado y lo sabía porque tenía un carácter apacible y estúpidamente, relajado y pacífico… Lo único que podía hacer era olvidar lo poco que recordaba, volver a su casa y luego no aparecerse de nuevo por ahí… -demonios…-murmuró sujetando la cama en un intento por ponerse de pie con el menor dolor posible.
avatar
Hard
Noble
Noble

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 19/04/2012
Localización : rompiéndote la cara por verme de esa lujuriosa manera...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¡leche fría!! (priv.)

Mensaje por Seth Alexander el Mar Mayo 15, 2012 5:49 pm

No tardo demasiado en tener el desayuno listo, siendo Seth alguien que había vivido solo la mayor parte del tiempo, no tenia demasiado problema en atenderse solo, después de todo no tenia dinero para contratar sirvientes o algo similar, aun así tenia un buen gusto en la cocina y una maestría poco usual en todo aquello que implicara labores domesticas, además claro de llevar en perfecto orden su taberna, básicamente Seth era un hombre pulcro, respetable y con negocio propio [lo cual seria un sueño para cualquiera que buscara pareja] aunque simplemente todas las personas que le habían buscado para algo mas que amistad habían sido tan poco interesantes que aburrieron a Seth apenas a los pocos días de iniciar alguna relación.

Planeaba comer solo, luego abrir su taberna y dejar al “gatito” dormir todo lo que quisiera, después de todo pocas personas habían logrado algo como excitar a Seth así que lo consideraba un logro respetable y que se merecía algo como un descanso, pero escucho al otro maldecir y supo que se había despertado ya, bastante temprano para su gusto pero no es como si fuera a obligarle a dormir o algo similar.- buenos días! –dijo alzando la voz para asegurarse de que el otro lo escucharía, luego dejo un par de platos sobre la mesa y fue a buscarlo, imagino que no podría caminar así que lo cargaría o algo para que se diera una ducha en la tina que se había molestado ya en llenar para el.

Como estas? –se recargo en el marco de la puerta con los brazos cruzados, a estas alturas solo vestía unos pantalones cómodos, mostrando casi con orgullo su torso lleno de mordidas, arañones y uno que otro chupetón creado por el otro en su piel.- parece que no puedes caminar no es verdad… aunque realmente no me extraña.. no con todo lo de ayer –sonrío alzando una ceja, antes de acercarse al otro- ven aquí –lo cargo en sus brazos estilo princesa y salió de la habitación, llevándolo al baño luego.- te dejaría darte una ducha solo… pero si no puedes ni caminar como espero que lo hagas? Que tonto que soy –sonrío burlón, dejándole sentado, para tomar luego una cazuela y vaciar sobre el algo de agua tibia.

Quieres dejar de quejarte –murmuro mientras limpiaba el cuerpo del otro como si realmente se tratara de un gatito, riendo incluso un poco al verle de esa manera luego de verle tan sexy y erótico la noche anterior.- si quieres irte luego no voy a detenerte ni nada similar, pero apestas a semen y seria vergonzoso que anduvieras por ahí oliendo así –sonrío pasando una esponja por su espalda, aprovechando para oler su cuerpo- además prepare algo de comer… seguro te gustara, imagino que debes estar hambriento.
Luego de terminar de ducharle aun a regañadientes del otro, le ayudo a secarse y vestirse con algo de ropa que tenia de sobra, y luego le llevo a la mesa, al parecer cargar al otro era algo que disfrutaba hacer porque era tan ligero que lo hacia gracioso-ahora come.. Luego podrás irte.. o lo que sea –queria comenzar a comer pero no tardaron en llamar a la puerta por lo que Seth se vistió con una camisa ligera y fue a abrir.- hum… buenos días –dijo un chico de cabello negro, sonrojado ocultándose tras un cuenco- mi… madre dijo que debía traerle esto Seth-san –el otro alzo una ceja y tomo el cuenco, acariciándole el cabello con una sonrisa- gracias… eres amable –miro de reojo a hard y apropósito se acerco mas aquel chico, solo para ver sus reacciones, que podría llegar a tener.

avatar
Seth Alexander
Habitante.
Habitante.

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 18/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¡leche fría!! (priv.)

Mensaje por Hard el Mar Mayo 15, 2012 10:21 pm

Observó en silencio al hombre, normalmente lo habría golpeado o le hubiera gritado pero al verlo ahí, de pie, el mismo hombre con el que estuvo la noche con él, revolcándose en la cama con pasión desmedida…simplemente no pudo, se sonrojó, frunció el ceño y separó los labios como si deseara hablar. Tragó saliva y tratando de buscar algo que lo hiciera pensar en algo diferente se fijó en el pecho descubierto del mayor así que descubrió muchas marcas que sabía él había dejado…Su mirada se desvió entonces al bulto que se notaba ligeramente bajo los pantalones del rubio y se preguntó si el tamaño era como lo recordaba o eso había sido efecto del alcohol. –demonios…-su dolor de cabeza quería matarlo, solo quería irse a su casa y tomar las hierbas que sabía lo sacarían de ese malestar, se sentía tan mal que no quería moverse, hablar, gritar o cualquier otra cosa que no fuera cerrar los ojos…y bañarse…y tal vez comer un poco…

Se hubiera reído en otras circunstancias luego de oír su pregunta, ¡¡mal!, pésimo!!, ¡así estaba!. Se tensó su cuerpo por la mención del sexo. –idiota, no puedo levantarme…-desvió la mirada con un puchero y el ceño fruncido. –me duele la cabeza y me duele el culo…-no notó que se le había acercado hasta que sintió sus brazos levantarlo fácilmente del suelo. -¡si sabes que en otras circunstancias te hubiera cortado las manos!-se encogió aferrado a su cuello para acomodarse mejor y es que descubrió que también estaba algo mareado. -¿duchar?-se miró, cierto, estaba desnudo y el hombre rubio lo estaba mirando. “Descarado afortunado” pensó mordiéndose con fuerza el labio inferior. -¡es tu maldita culpa!, ¡por meterme esa…esa cosa!-gruñó salvaje y luego se encogió bajando el rostro al sentir el agua. Suspiró, eso lo relajaba y aunque sabía que era diferente, le hacía recordar su infancia, cuando de muy pequeño era bañado por su nana.

-¿estabas ebrio?-preguntó, quería entender lo que había pasado…porque ¿Seth se había aprovechado de su ebriedad?. –claro, como no eres tu el maldito adolorido…-se arregló el húmedo cabello para poder mirarlo. -…ya lo se…-murmuró, lo sabía, no podía salir así y ni siquiera estaba seguro de cómo iría a su casa en ese estado…Se le adelantó y se lavó las partes privadas…aunque ya no tan privadas…y entre gruñidos descubrió que no le dolía tanto como había pensado. –sí, con hambre y dolor…¿¡ya te dije que me duele?!...¡debes hacerte un maldito responsable, llevarme a mi casa…o traerme la medicina adecuada…-suspiró, se sentía mucho mejor ahora que estaba limpio.

-oh, así que lo que sea…-murmuró, no estaba feliz con esa respuesta, era como si no le importaba y ¡claro!, ¿Por qué le importaría?, seguramente estaba acostumbrado a eso, meterse con los clientes cuando estaban ebrios. –imbécil…-murmuró muy quedo y comió, al principio lento pero después se apresuró con hambre voraz, hasta que tocaron la puerta…observó al visitante y también observó la reacción de Seth. Lo sabía, jamás lo habría pensado del tabernero, le había parecido muy tranquilo, hasta honesto pero no, las apariencias engañan y ese maldito y falso hombre le restregaba en sus narices que él solo era uno más de sus amantes, ¡¡pero él no era ninguna p***!! Y sabiendo lo que ahora sabía no podía quedarse en esa casa. Frunció el ceño y se levantó, ignoró olímpicamente el dolor y regresó al cuarto de Seth, tomó sus cosas y con un caminar lento pero orgulloso avanzó hasta pasar de largo al imbécil y a su amante. –con permiso…los dejo solos, ya pueden hacer lo que deseen-se detuvo un momento. –aunque dudo que puedas tener de nuevo la suerte de toparte con alguien como yo…-dio media vuelta y se marchó apresurado para quedar fuera de la vista del rubio y así poder quejarse y descansar.
avatar
Hard
Noble
Noble

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 19/04/2012
Localización : rompiéndote la cara por verme de esa lujuriosa manera...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡¡leche fría!! (priv.)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.