Conectarse

Recuperar mi contraseña

PhotobucketPhotobucket
[clickea para mandar mp]
Últimos temas
» Apocalypse [Aracne Snake]
Lun Jul 03, 2017 5:55 pm por Afiliador

» Code Geass: Endless Dark [Cambio de botones]
Dom Feb 10, 2013 12:50 am por Invitado

» Aviso de Code Geass: Endless Dark
Mar Dic 11, 2012 5:05 pm por Invitado

» Aviso de Dark Souls
Lun Nov 19, 2012 10:00 pm por Invitado

» Afiliación "Golden Age a.R" [Elite]
Mar Sep 04, 2012 5:22 pm por Invitado

» Lacrim Tenebris. Foro Steampunk/Fantasía. (+18)- [Élite]
Dom Sep 02, 2012 11:25 am por Afiliador

» {Pokémon Battle Royale}{Afiliación Élite}
Vie Ago 24, 2012 4:40 pm por Afiliador

» Toxic Academy {{Recién abierto}}
Vie Ago 17, 2012 10:47 pm por Afiliador

» En este momento pienso que...
Mar Ago 14, 2012 1:51 pm por Hisumi

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Miér Jul 19, 2017 2:53 am.
Code Geass: Endless Dark vocaloid melody rolSubZero
Photobucket
[Da click para ver nuestros afiliados]

La luna secretos se queda (Priv. Salahem)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La luna secretos se queda (Priv. Salahem)

Mensaje por Ryunosuke el Dom Mayo 13, 2012 12:07 pm

En medio de la oscuridad, el danzar de las hojas que caían a causa de la brisa que las arrancaba de sus señores, resultaba imperceptible por la vista. En aquel lugar, la visión, era el sentido del cual había que saber carecer si uno no deseaba entrar en la desesperación. Todo estaba sumido en la más tremenda y profunda oscuridad. La luna llena emanaba una purificadora luz que hacia de guía y compañera silenciosa en aquella oscura noche de primavera. Ella, lejana pero siempre presente, era quien impedía que el mundo sumiera en la mas completa oscuridad. Era la esperanza de la noche. La dama inalcanzable por el sol.
Una oscura figura caminaba entre la oscuridad del bosque, escuchándose de vez en cuando algún crujir de ramas, signo de que no le importaba mostrar su presencia. Eso o que pensaba que se encontraba completamente solo, que podría ser. ¿Quién iba a adentrarse en mitad de la noche en un bosque? Y… ¿qué era lo que aquel hacia en el bosque?
La oscura figura prosiguió su camino entre el follaje con paso tranquilo, sin prisas por llegar a… ¿Un pequeño lago? Si, al parecer aquella figura de proporciones humanas y largos cabellos se dirigió a un pequeño lago que se había formado en una cuenca del río que cruzaba el bosque. Tenia un salto de agua de un par de metros, formando así una catarata, y la luna, gracias a que las copas de los árboles dejaban libre el cielo en aquel lugar, se podía ver reflejada en el centro de las cristalinas aguas. El humano se paró cerca de la orilla y escuchó el entorno; susurro del viento por el bosque, el aleteo de los cazadores nocturnos y el incesante caer del agua. Era relajante todo aquello para lo tenebroso que parecía el bosque.
El pelilargo comenzó a desvestirse, dejando todas y cada una de sus prendas en el suelo cerca de la orilla llena de guijarros. Completamente desnudo, sin ningún pudor ni vergüenza, se metió dentro de las frías aguas sin detenerse. Le encantaba tomar aquellos baños, y aunque pudiera estar el agua algo fría incluso para él, le agradaba esa sensación en su piel humana.
Bajo la luz de la luna, la cicatriz de su hombro brillaba como la plata, y cuando la purificadora luz alumbraba su espalda, un enorme tatuaje se observaba en toda esta.
Al llegar al reflejo de la luna en mitad de la cuenca, Ryu, el pelilargo, cogió aire y se introdujo por completo en el agua, tumbado de cara al cielo bajo esta. Era una sensación y una visión increíble aquella. Era como estar en otro mundo…
Cuando se quedó sin aire salió a la superficie, llegándole el agua por los hombros.
Después de unos días con su nuevo Amo a quien no le encontraba el punto como para soportarlo, aquel descanso a mitad de la noche le venia muy pero que muy bien.
avatar
Ryunosuke
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Localización : Junto al rubio caprichoso

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna secretos se queda (Priv. Salahem)

Mensaje por Salahem el Mar Mayo 15, 2012 1:57 pm

En las profundidades de la cueva cuya entrada estaba bien disimulada por el follaje, y sobre una mullida endidura del terreno que había sido rellenada con almohadones (no era culpa suya que los nobles lo tirasen todo por tener "imperfecciones" y se comprasen algo mejor), un dragón dormitaba tranquilamente. Sin embargo, su sueño no duró mucho antes de que se sacudiese y despertase. Aún algo atontado por el sueño, Salahem se arrebujó tras la manta que tanto le había costado conseguir (a base de recojer mantas tiradas y e ir a costureros con excusas extrañas para que las uniesen en una sola manta gigante que cubriese su cuerpo de dragón). Tras varios minutos sin poder volver a dormirse, se resignó a su desvelo y apartó la manta con cuidado para no deshilacharla más de lo que ya estaba. Bostezó con todas sus ganas, expulsando una llamarada de manera accidental, y se estiró levemente. Entonces se transformó en humano para dar una vuelta por el bosque. No tenía nada mejor que hacer y así llamaría menos la atención.

El bosque nocturno era tranquilo y a Salahem le transmitía paz y tranquilidad. Por un instante pensó en buscar a Hisumi para que le acompañase en su paseo; pero estaba seguro de que si lo hacía volvería a casa con tres cuartas partes de su sangre convertidas en veneno por haberse atrevido a despertarle a esas horas de la noche; y no era un pensamiento agradable precisamente, de manera que decidió seguir solo.

Tras caminar por el follaje, iluminado por la luna del cielo, durante casi dos horas, llegó a un pequeño lago. Las aguas estaban tranquilas y no se veía a nadie. Bueno, en realidad, ¿quien se daría un baño a esas horas? A Salahem no se le ocurría a nadie que pudiese hacer algo así. Un breve vistazo a las orillas y los objetos que allí aguardaban la vuelta de su dueño le confirmaron su error. Efectivamente, alguien se estaba bañando. Salahem se cruzó de hombros, extrañado. Vale, sí, para gustos, colores. Pero aún así...

Sus pensamientos se interrumpieron de manera brusca cuanco percibió un filo frío y afilado acariciar su cuello. Alguien había dejado de bañarse y él, en la luna, no se había dado cuenta. Algún día le cortarían la cabeza.

-¿Quién eres?- exigió saber el hombre que estaba tras él y que le amenazaba con su arma.

Y fue en ese momento cuando Salahem demostró estar teniendo un momento de idiotez extrema:

-¡Hola!-respondió, nervioso por la cercanía del arma-Qué buena noche, ¿verdad?
avatar
Salahem
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 13/05/2012
Localización : Puedes probar suerte en la taberna o el mercado. Y si eres una criatura, el bosque.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna secretos se queda (Priv. Salahem)

Mensaje por Ryunosuke el Miér Mayo 16, 2012 3:20 pm

No se percató de la presencia de nadie durante el tiempo que estuvo en el agua, bañándose tranquilamente bajo la curiosa y nada disimulada mirada de la luna. Llena, alumbraba el cielo hasta tal punto que a su alrededor impedía que ninguna estrella la hiciera competencia.

El agua estaba fresca, tanto que mantenía su piel humana estremecida constantemente en una agradable sensación, sintiendo resbalar el agua por su rostro y hombros hasta regresar nuevamente donde pertenecía. Inmóvil una vez salió a la superficie, contempló la luna con una soñadora mirada y esbozó una pequeña y melancólica sonrisa. Tal vez… tras aquel baño se permitiera el lujo y capricho de dar una vuelta, y así, contemplar a la dama de la noche más de cerca.

Una voz cerca de donde se encontraban sus pertenencias (su ropa y su katana) sonó, perturbando el perfecto y puro silencio nocturno del lugar. Ryu miró hacia aquel lugar del que provenía la voz y vio la silueta de dos figuras humanas. Estrechó la vista, acercándose lentamente a la orilla, y llegó a visualizar como un hombre amenazaba con cortarle el cuello al otro con la hoja de su arma. Ambos sujetos le eran desconocidos, y por aquel trato que le estaba dando el agresor, tomó la rápida decisión de tomar parte en el asunto, por lo que, desnudo, una vez salió del agua, alzó la voz a pesar de encontrarse a un par de metros de ambos desconocidos, con unos arbustos de por medio.

-¡Hey! ¿Qué tal si le sueltas y nos olvidamos del asunto?

El hombre del arma miró sorprendido al pelilargo al verlo allí plantado y sin ropa aparente (pues el arbusto que había en medio de ambos le impedía saber si llevaba mas o no debajo), recorriendo por su torso varias gotas de agua que caían de su calado cabello.

-¿Y tu quien eres? –exigió saber. Se le vio un poco tenso por la presencia de Ryu. Tal vez no se esperaba que hubiera alguien más por la zona. Dos contra uno ya era algo mas complicado que un sencillo uno contra uno. El agresor aferro mas al contrario y le preguntó al oído en una voz casi susurrante y carrasposa; -¿Le conoces? ¿Es uno de tus amiguitos? –El filo del arma llegó a tocar la piel de su presa, haciéndole un pequeño corte muy superficial.

-No tengo ganas de que esto tenga que acabar mal –comentó a modo de advertencia muy tranquilo. –Iba todo perfecto hasta ahora, así que aprovecha la oportunidad de marcharte de rositas. Pero suelta a ese hombre –le insistió. Entonces el agresor, un tanto nervioso, pareció hacer un gesto con el que tener la intención de echar la cabeza del contrario hacia atrás para acabar con su vida con un tajo en el cuello. Sin embargo… sorprendiéndose incluso el propio Ryu, el que en un momento estaba preso, se liberó. El agresor, ya sin su escudo humano, salió corriendo una ya que no tendría la suerte de volverse aprovechar de la baja guardia que el otro hombre había mostrado en algún tipo de despiste o descuido.

Al de poco de marchar el humano a todo correr, Ryu se giró, dando la espalda al contrario, y se acercó a sus pertenencias, estrujándose allí el cabello con tranquilidad para después empezar a ponerse la ropa sin importarle estar desnudo frente al contrario. No tenia pudor alguno, era un dragón bajo aquel cuerpo tan débil y blando.
avatar
Ryunosuke
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Localización : Junto al rubio caprichoso

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna secretos se queda (Priv. Salahem)

Mensaje por Salahem el Jue Mayo 17, 2012 1:06 pm

Salahem suspiró para sus adentros. Un ladrón le había pillado desprevenido y estaba bastante acorralado, espada al cuello incluida.Magnífico. La única parte positiva de la situación consistía en que, si bien tenía una espada al cuello y una mano aferrándole el mismo y asfixiándole un poco; ya se estaba tranquilizando y percibiendo el millar de flancos desprotegidos que su captor le había dejado muy amablemente. Unos pies perfectos para aplastar. Unas rodillas encantadoras para romper. Unas costillas quebradizas a las cuales sus codos golpearían con gusto...Incluso podía pegarle un mordisco al brazo. Estaba claro que ese ladrón no estaba acostumbrado a que sus víctimas no se asustasen muchísimo del arma y, sobretodo, que no se le revolvieran. Salahem cerró los ojos, pensando tranquilamente en su próximo movimiento, lo suficientemente doloroso y rápido como para que al ladrón no le diese tiempo a reaccionar cuando una voz les distrajo a ambos. Vaya, al final alguien iba a ayudarle. Un hombre semidesnudo(por los arbustos) y empapado le dijo al ladrón que le soltase. Salahem se alegró de tener algo de ayuda...

...aunque seguía sin explicarse como alguien era capaz de meterse en el frío lago a esas horas de la noche.

Al ladronzuelo no le gustó lo más mínimo que hubiese una tercera persona cerca; y el sentir al afilado filo de su espada clavarse levemente contra su cuello y haciéndole sangrar un poco fue más explicativo para el dragón atrapado que todas las palabras del mundo. El ladrón se estaba poniendo nervioso y Salahem se vio obligado a respirar hondo para no contagiarse de su nerviosismo y ser capaz de controlar un poco la situación. Sobretodo porque, aunque esa persona recién salida del agua no parecía tener malas intenciones, sus palabras no tranquilizaban lo más mínimo al ladrón; y Salahem se vio sin cabeza como no hiciese algo rápido. De manera que decidió actuar y, respirando hondo una vez más, tensó su cuerpo, agarró los puños de su captor (procurando que su mano izquierda agarrase la de la espada) y le clavó los pulgares en un punto doloroso. Las manos de su captor se abrieron solas de dolor y sorpresa, y el arma cayó al suelo produciendo un ruido sordo. Después Salahem agarró una de las muñecas con fuerza, la retorció y giró alrededor del ladrón retorciéndole el brazo y inmovilizándole; todo ello en apenas unos segundos. Aquel que iba a ayuderle se sorprendió tanto como el propio ladrón.

Sin embargo, Salahem no agarró la muñeca del todo bien y el ladrón se soltó por inercia ante la fuerza del movimiento. Éste recogió su espada con rapidez y, viéndose superado, huyó. Ninguno de los dos hombres se molestó en seguirle. Entonces Salahem se sentó en el suelo y el otro se dispuso a vestirse.

-Gracias por ayudarme-le dijo Salahem-. No suelo tener problemas en enfrentamientos cuerpo a cuerpo, pero admito que una espada es una desventaja muy grande. No se si habría salido tan bien parado si no lo hubieses distraído.

El otro terminó de vestirse, aceptando su agradecimiento.

-Mi nombre es Salahem-se presentó, al tiempo que se levantaba y se sacudía las hierbas del pantalón. Le sonrió-. Pero supongo que puedes llamarme Sal, o Salah.

Entonces Salahem mostró una sonrisa maliciosa, como si hubiese descubierto un secreto del otro; si bien no era un secreto como tal. Los dragones tenían un olfato muy fino y el hecho de que estuviesen transformados en humanos no significaba que su olor natural también cambiase.

-¿Te apetece dar un vuelta por los cielos?

Salahem mentiría si dijese que no percibió la magia antigua que emanaba de él y que le identificaba como criatura atrapada; pero no mencionó nada al respecto. Sería cosa suya si se lo contaba o no.


Última edición por Salahem el Dom Jun 03, 2012 6:41 am, editado 1 vez
avatar
Salahem
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 13/05/2012
Localización : Puedes probar suerte en la taberna o el mercado. Y si eres una criatura, el bosque.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna secretos se queda (Priv. Salahem)

Mensaje por Ryunosuke el Sáb Mayo 19, 2012 1:58 pm

Le escuchó tomar la palabra al contrario mientras se vestía, poniéndose sus pantalones y su camisa a forma de bata que le llegaba por la cintura (haori). Ryu no pudo evitar no esbozar una media sonrisa. Cuando terminó de hablar, él se ataba un nudo en la parte superior de la prenda, encontrándose de cara al desconocido.

-No fue mucho lo que hice para ayudarte, así que no tiene que darme las gracias. Además, estoy seguro de que aun no habiendo estado yo cerca. -Se estrujó el agua de su larga melena, atándosela después en una alta coleta. Al menos lo que pudo agarrar. -Te las hubieras apañado muy bien. Su velocidad fue asombrosa. – halagó al contrario. Le gustaba los combates, le hacían sentir vivo, y por lo tanto, fijarse en las habilidades y características de cada uno en ese ámbito. –Y bueno… ¿cómo se llama la “dama” en aparentes apuros? –bromeó sonriendo muy levemente de medio lado, colocándose en esta ocasión la katana a un lado junto a su cintura. Lo vio levantarse a la vez que se presentaba. –Bien, Salah… Yo soy Ryunosuke, aunque con llamarme Ryu me vale. -Fue a girarse para mirar el lago, y más concretamente, la luna que allí se veía reflejada. Sin embargo, la pregunta del contrario se lo impidió. Tanto tiempo viviendo entre humanos y en aquella pequeña y débil figura que debía adoptar para integrarse entre la sociedad, había perdido sin darse cuenta ciertos sentidos. Eso, y el hecho de que no era el único que debía encerrarse en una apariencia humana en aquella ciudad, le habían hecho que esas percepciones para identificar a otros seres como él las tuviera ya poco desarrolladas. En verdad, hacia tiempo, muuuucho tiempo que no se encontraba con a ninguna criatura, y menos a otro dragón como él. Al decirle aquello sonrió con aceptación, percatándose de que había descubierto su “tapadera humana”. Fue entonces cuando el pelilargo calló en la cuenta de lo que el otro era.

-Claro –aceptó rápidamente, viéndose en sus ojos un animado brillo de ilusión. Miró al contrario de arriba abajo en un rápido vistazo antes de dejar aquel blando y frágil cuerpo para sustituirlo por su autentico aspecto y ser. La piel fue sustituida por negras y duras escamas, las manos por grandes y mortales garras, y, ahora tenía unas grandes alas a su espalda, así como una larga cola repleta de salteadas púas, tal y como tenia sobre su escamado lomo en una fila. –Será divertido volar en compañía, hace tiempo que no me encuentro con alguien de la “familia” –dijo refiriéndose a la clase de Dragón Negro. –Espero no haber perdido destreza después volar solo las pocas veces que tengo tiempo para ello. –Se le veía animado. Desplegó las alas y de un pequeño salto y un sincronizado aleteo, la gran figura de Ryu se alzó a los cielos primero, seguido de Salah. –Vallamos arriba, hacia la luna. Esta noche se ve hermosa… -sugirió mirándola a ella, y tras unos instantes mirándola, mirar al contrario de reojo mientras ascendía.
avatar
Ryunosuke
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Localización : Junto al rubio caprichoso

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna secretos se queda (Priv. Salahem)

Mensaje por Salahem el Sáb Mayo 26, 2012 12:23 pm

A Salahem se le iluminó la mirada al oír su respuesta afirmativa. Los únicos vuelos que había hecho en compañía de otro dragón habían sido los que había hecho con su padre, y ya apenas los recordaba. Poder volar con otro congénere había sido algo que llevaba tiempo queriendo hacer, pero de lo que nunca había encontrado oportunidad. Pero esa noche lo había logrado. Salahem se alegró realmente de haberse despertado.

Sin perder mucho más tiempo (y al ver a Ryunosuke ya transformado), el dragón se apresuró a tomar su forma original con rapidez. Después estiró las alas ligeramente entumecidas y las sacudió un poco para calentar; al tiempo que movía la cola de la emoción, enganchando la punta en algunas hierbas que fueron arrancadas sin remordimientos. Ryunosuke ya había alzado el vuelo y Salahem se apresuró a seguirle. Aceptó de buena gana su proposición de aumentar la altura; al tiempo que él mismo ascendía con rapidez. Las líneas plateadas de sus alas y cabeza lanzaban destellos plateados a la luz de la luna; y si no volaba alto, podía ser fácil de localizar. Y lo último que le apetecía era tener a una horda de cazadores persiguiéndole por la rareza de sus escamas. Contuvo una mueca mezcla de repulsión y hastío. Qué pesados podían llegar a ser los cazadores cuando se lo proponían.

Quitando esos pensamientos de su cabeza, Salahem decidió hacer lo que su compañero y limitarse a disfrutar del vuelo. Lo cierto era que Ryunosuke tenía toda la razón del mundo: la luna sobre ellos estaba preciosa; llena en plenilunio, iluminando los árboles del bosque bajo ellos con una luz suave y fantasmagórica; pero nada aterradora, sino mágica. A Salahem se le erizaron las escamas de la emoción. Era hermoso.

Sobrevolaron el bosque por completo, de tonos negros y verdosos en la oscuridad. Percibieron los riachuelos plateados juguetones, a veces escondiéndose de su vista gracias al follaje y otras reapareciedo en claros, algunas ocasiones, incluso, por desenbocar en pequeñas lagunas. Salahem seguía levemente el zigzag de uno de ellos, ensimismado. Era tan bonito... En un momento dado, a Salahem le dio la sensación de haber visto, incluso, el brillo blanquecino de un unicornio entre las hojas; pero no podía asegurarlo.

Era todo tan bonito y había tanta paz que Salahem estaba viviéndo uno de esos momentos que los que le resultaba difícil creer que realmente hubiese habido una Era de Destrucción, tal y como había ocurrido.
avatar
Salahem
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 13/05/2012
Localización : Puedes probar suerte en la taberna o el mercado. Y si eres una criatura, el bosque.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna secretos se queda (Priv. Salahem)

Mensaje por Ryunosuke el Dom Jun 03, 2012 7:02 am

Ambos dragones alzaron el vuelo a lo más altos, haciendo compañía a la solitaria luna que tan hermosa se mostraba esa noche para ellos. El paisaje visto desde su perspectiva era mil veces más llamativo y sorprendente que desde abajo. El bosque en sí se veía en las sombras, y sin embargo, sus copas resplandecían con un color verde metalizado. Los ríos, corrientes de pura plata líquida a ojos de la luna, atravesaban el bosque, desapareciendo y apareciendo de forma intercalada en él. Ambos dragones, desde las alturas, siguieron uno de los ríos, siguiendo sus pronunciadas curvas con elegancia. Rynosuke giró sobre si en alguna que otra ocasión, así como voló alrededor de su compañero bastan compenetrado.
A diferencia de Ryu, Salahem presentaba unos dibujos plateados en su cabeza y alas, contrastando sobremanera con sus negras escamas. Ryu, carente de marcas en su escamosa y dura piel, se ocultaba con suma facilidad en la oscuridad, pero ahora, bajo la luz de la luna, su negro se tornaba más negro brillante. Sus dorados iris resaltaban ante tanta negrura.
De un momento para otro, descendiendo un tanto, ambos dragones volaban a poca distancia por encima de las copas de los antiguos árboles que tanta fatalidades habían visto y callado para sus adentros.
De vez en cuando, con la aparición de un claro, ambos machos se veían reflejados cuando el río o una pequeña charca.
Ryu, al principio se limitó a visualizar y contemplar el paisaje, pero a partir de que comenzó a animarse mas y mas (cuando comenzó con sus tirabuzones en el aire y a compenetrarse con el otro), su interés se posó en el contrario. Demasiado tiempo había estado entre humanos…
-¿Cómo es que no te he visto antes? –Preguntó. -Suelo venir aquí muy de vez en cuando, y casi en todos mis años de vida no había visto a otro dragón por la zona. –Añadió. –Me alegra haberte encontrado –se sinceró. Era cierto que estaba contento de haber encontrado a otro dragón. Eso y que además se hubieran enfrentado como solía pasar con muchos otros, sino que estuvieran volando juntos. Esta raza es muy territorial, y mas cuando aun no eran dominados y controlados por ningún insecto de humano.
Ryu volaba lo suficientemente cerca del contrario como para que sus alas no se molestaran a la hora de volar. Su mirada profesaba cierto interés en el dragón.
avatar
Ryunosuke
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Localización : Junto al rubio caprichoso

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna secretos se queda (Priv. Salahem)

Mensaje por Salahem el Dom Jun 03, 2012 10:30 am

Salahem sonrió levemente al oír la pregunta de su compañero volador. No por burla, ni por superioridad, sino por nostalgia de su propio pasado. Porque quizá su vida no había sido especialmente agradable, pero había aprendido a aceptarla y a disfrutar de las cosas positivas.

-Hace relativamente poco que vivo en el bosque, por aquí. Además no suelo salir por la noche y paso bastante tiempo en la ciudad-Salahem sonrió de diversión sin poder evitarlo-. Probablemente, demasiado tiempo para un dragón como yo.

Salahem cerró los ojos, dejándose llevar por los recuerdos. Unas montañas escarpadas y desiertas. Una tarde lluviosa en medio del bosque mientras su padre le tapaba con una de sus alas. Una pelea con unos niños de diez años que querían robarle sus cuatro miserables monedas; aún no luchaba muy bien y perdió, recibiendo una paliza bastante destacable. Una apacible tarde volando sobre un lago. Las murallas de una ciudad a la que se dirigía, o quizás, de la que se marchaba. Ningún sitio y todos a la vez.

-Cuando era pequeño, mi padre y yo viajábamos mucho. Supongo que éramos algo parecido a vagabundos, o quizá bardos errantes, pues cuando no conseguíamos trabajar en algo y ganar dinero, contabamos algunas historias. En uno de esos viajes caímos en una zona poco recomendable y...en fin, mi padre murió y yo huí por los pelos. Me transformé en humano y me refugié en la ciudad-puede que Salahem fuese cruel o morboso; pero no pudo evitar contarle a Ryunosuke como había muerto su padre, sólo para ver como reaccionaba-. Lo mataron los dragones, ¿sabes? Y a mi me cuidaron cazadores los primeros días tras su muerte.

Una ironía en toda regla. Porque igual los cazadores no mataban dragones, pero tampoco les daban refugio. Y quizás los dragones eran territoriales, pero tampoco atacaban de buenas a primeras, y menos si era a matar, como le había ocurrido a Salahem y a su padre. En su numerosos viajes, ambos habían tenido que cruzar territorios que no eran suyos; pero solían dejarles pasar o si no, les cerraban el paso bajo amenaza y tenían que buscar otro camino. Nunca atacaban sin más.

-El caso es que le pillé el gusto a eso de viajar, y estuve muchos años vagabundeando por el mundo hasta llegar aquí. Y decidí quedarme. Una temporada, al menos. Me ha gustado. La verdad es que yo tampoco había visto a ningún dragón por aquí. Yo también me alegro de haberte encontrado-admitió el dragón de líneas plateadas. Pero entonces su actitud jocosa desapareció y miró a Ryunosuke bastante serio. Lo más desconcertante fue que su sonrisa no se fue, pero sus ojos llevaban la palabra "desconfianza" pintada-. Pero si vienes de esas montañas, es mejor que no me lo digas. Porque no te odiaré si no tuviste nada que ver, pero la situación ya no será tan agradable.

Entonces Salahem le sonrió amistosamente de nuevo (esa vez de verdad) y siguió volando a su lado, escuchando. Atento.

La luna era su único testigo, después de todo.
avatar
Salahem
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 13/05/2012
Localización : Puedes probar suerte en la taberna o el mercado. Y si eres una criatura, el bosque.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna secretos se queda (Priv. Salahem)

Mensaje por Ryunosuke el Mar Jun 05, 2012 10:49 am

-Entonces ya somos dos que nos pasamos mas tiempo de lo debido ahí metidos –comentó cuando le dijo que pasaba bastante tiempo en la ciudad. Con lo ajetreada que era la ciudad, era un poco raro a la vez que normal que no le hubiera visto, pero Ryu suponía, que como el contrario llevaba poco tiempo allí, normal que no lo hubiera visto antes. Eso y porque con su nuevo señor no es que pudiera marcharse libremente cuando quisiera como sucedía con los anteriores. Era demasiado malcriado.

Sin esperárselo, Ryu escuchó las palabras de Salahem. Su pasado y en definitiva, el motivo por el que acabara aquí, en Crassis. Le extrañó la infancia que tuvo, yendo de una ciudad a otra como lo que él dijo, como vagabundos. Tal vez tuvieran sus motivos, tal vez no, pero mas extraño le pareció que su padre acabara muriendo a manos de dragones. Ningún dragón ataca a otro a menos que sea por territorio, reproducirse, presas en épocas de escasez o por protección. Que atacaran sin motivo era algo sospechoso, incluso extraño.

Al escuchar que fue cuidado por cazadores tras la muerte de su padre, sus ojos se abrieron. Pensaba que no podía sorprenderle nada ya tras aquello de los dragones que mataron a su padre, pero lo logró. Incluso, por un momento, le recordó a él en sus tiempos más mozos. –Vaya… Me impresiona que esos bárbaros cazadores te cuidaran. Tuviste mucha suerte, Sal. Muchos hubieran aprovechado la situación para darte caza.

El contrario prosiguió con su historia, diciéndole en aquel momento Ryu aquello de que le alegraba haberse topado con él. El contrario respondió de modo similar, y sin borrar su sonrisa dijo aquello sobre si procedía de las montañas que se veían a varios kilómetros de donde estaban. De las montañas rocosas del fondo que marcaban uno de los limites de Crassis. El oscuro dragón nació en lo más remoto y apartado de aquellas montañas, sí. ¿Debería decírselo? No quería fastidiar el momento, volviéndolo incomodo. Mejor iba a ser no decir nada, y así fue, devolviéndole la sonrisa.

-Bueno, pues creo que me toca a mí contar mi historia… -dijo. –Tranquilo, es breve pese a los años que tengo –bromeó. Había tenido casi una quincena de amos contando a este último. En su momento dejó de llevar la cuenta de sus años, por lo que ni sabía cuantos tenia ahora. Sin embargo, aun no entraba en la categoría de viejo u anciano. Solo había que verlo. –Viví con mis padres durante los primero años. Me enseñaron lo que tenia que saber para sobrevivir y un día, tras marcharse por alguna razón, me encontré solo. Supongo que es lo normal que me dejaran allí, no lo sé. Al principio pensé que regresarían de un momento para otro, pero al ver que no, empecé a buscarme la vida. Nunca los he vuelto a ver desde entonces, pero en fin… -Suspiro. –Al grano. –No le gustaba recordar mucho aquel momento en que tan preocupado estuvo por sus padres, en el que tanto miedo pasó por no verlos a ver así como porque los cazadores vinieran. Por entonces, de pequeño, era bastante asustadizo. ¿Le habrían abandonado para fortalecerlo? ¿Qué se les pasó por la cabeza para hacerlo? Era un misterio. –El caso es que pasados los años, escaseando la comida en aquel territorio que me fue heredado, tuve que salir. Un forzoso encuentro con otro dragón me hirió de gravedad. Por suerte escapé –sonrió con ironía. De lo contrario, un estaría aquí. –No sé cuanto tiempo pasó, pero un humano se encargo de mí durante el tiempo que estuve dormido en mi forma humana. Nunca podré olvidarlo, fue el humano más sabio y honrado que jamás he conocido. –Melancólico al recordarlo, miro al cielo un momento, a aquellas estrellas que siempre miraba con él por entonces. –Tal vez fuera por eso que al final acabara por ofrecerme a él. Me había salvado la vida aun sabiendo lo que era, y, aun sabiendo el hechizo para dominarme, no lo hizo. –Miró a los ojos del contrario. No esperaba que le entendiera. Lo que le empujó a ofrecerse como guardián de forma voluntaria a aquel humano y a todas sus futuras generaciones no era común. –Y bueno… -sonrió un tanto infantil. –Por aquella promesa que le hice sigo estando al lado de sus progenitores. –Con su ayuda, aquel hombre y sus descendientes habían logrado llegar a donde hoy estaban. Uno era el rey de Crassis, y el actual amo que tenia no era otro que el sobrino de éste.

Un claro bañado en flores de diversas tonalidades a mitad de la noche era un buen sitio donde descansar.

-Bajemos ahí, parece un buen sitio –dijo y sin esperar respuesta empezó a descender.

Ryu volvió a tomar su forma humana a la que estaba tan acostumbrada, e incluso más, que a su verdadera forma de dragón. Aun seguía pensando que pasaba mucho tiempo con aquel cuerpo tan débil.

El lugar no era feo visto desde aquel ángulo. Cierto es que el paisaje desde arriba era hermoso, pero ver las cosas de cerca también lo era. La alta hierba le llegaba por la rodilla al pelilargo, y las flores emanaban un olor muy agradable. Era el perfume del bosque.

Esperó a que el otro aterrizara y retomara su forma humana para acercarse a él sin respetar del todo su espacio vital. Demasiado tiempo sin pasar tiempo junto a otro dragón… Estaba necesitado de más “contacto” con los de su raza. -¿Qué te parece? Es increíble que siga habiendo sitios tan hermosos como estos tras todo lo que los bosques han soportado con las guerras… -terminó suspirando, pasando su brazo sobre el hombro del contrario mientras miraba al frente y de vez en cuando al contrario de forma fugaz.



(Off, te doy mi permiso para que le pegue, empuje, le grite o lo que tu quieras a mi Ryu. Se está encendiendo con la compañia de Sal XD)
avatar
Ryunosuke
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 09/05/2012
Localización : Junto al rubio caprichoso

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna secretos se queda (Priv. Salahem)

Mensaje por Salahem el Dom Jun 10, 2012 7:27 am

Salahem no pudo evitar dibujar una media sonrisa mezcla entre algo de prepotencia, diversión y malicia. El recuerdo de los cazadores que le habían ayudado tras la muerte de su padre siempre le producía sentimientos encontrados; pero el orgullo era algo que siempre destacaba, aunque sólo fuera un poquito.

-Bueno, en realidad no fue para tanto-le explicó, aún sonriendo de esa manera-. Yo ya sabía transformarme en humano y ellos, simplemente no supieron que yo era un dragón. Fui más listo que los cazadores, sólo eso. Además, era consciente de que allí no estaba del todo a salvo, de manera que me escapé un par de días más tarde para evitar problemas, en cuanto me recuperé del susto.

Salahem escuchó interesado la vida que su compañero le contaba. Le sorprendió saber que sus padres la habían abandonado. No pudo evitar pensar que había sido bastante cruel, pero esos pensamientos fueron desechados con relativa facilidad. Al fin y al cabo, su padre había sido un dragón bastante inusual, y a pesar de ser él mismo un dragón; Salahem no podía saber como se comportaban todas las tribus. Quizá hubiera sido algo así como una prueba de resistencia.

A Salahem le sorprendió, y mucho, saber que Ryunosuke se había ofrecido como sirviente al humano. Es decir, sí, le comprendía. Comrendía que, después de haberle ayudado a pesar de las circunstancias, quisiese servirle como agradecimiento. Comprendía, incluso, que quisiese servir a sus hijos. Pero tantos años; tantas generaciones... Salahem adoraba su libertad, y se veía incapaz de servir a humanos tantos siglos. Le daba la sensación de que como no le dejasen salir más o menos a su antojo, se moriría de la tristeza. No pudo evitar admirar, en cierto modo, la fortaleza de Ryunosuke.

Ambos descendieron al claro para descansar del paseo sobre las nubes. Salahem bajó de manera levemente precipitada, para no llamar demasiado la antención con sus destellos plateados. Aún estaban algo lejos de la civilización, pero nunca se sabía que podía haber entre los árboles, y era mejor prevenir que lamentar. Ya en el suelo, y bajo forma humana, Salahem se dedicó a observar el claro, lleno de florecillas con el capullo a medio cerrar por la falta de luz solar. Quedó tan ensimismado en sus pensamientos que cuando Ryunosuke le pasó un brazo por los hombros sufrió un pqueño susto y todo su cuerpo se tensó para defenderse de una posible agresor. Percibió que se trataba de él un instante antes de atacarle e, ignorando de manera inconsciente sus palabras, suspiró y se relajó de manera un poco exagerada tras el susto, con una sonrisa de alivio. El dragón de líneas plateadas no pudo evitar pensar que era un poco raro que el otro le abrazase tan amigablemente cuando acababan de conocerse, pero tampoo rechazó el abrazo. Salahem era casi incapaz de saber si un abrazo iba con segundas o no hasta que se veía obligado a huir o defenderse. Y ese no era un de sus momentos de lucidez.

-Qué susto...-fue su único suspiro.

(Off, la verdad es que Salahem es demasiado inocente (o tonto) como para pegar a Ryu XD. Lo siento, no puedo pegarle XDDD)
avatar
Salahem
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 13/05/2012
Localización : Puedes probar suerte en la taberna o el mercado. Y si eres una criatura, el bosque.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna secretos se queda (Priv. Salahem)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.