Conectarse

Recuperar mi contraseña

PhotobucketPhotobucket
[clickea para mandar mp]
Últimos temas
» Apocalypse [Aracne Snake]
Lun Jul 03, 2017 5:55 pm por Afiliador

» Code Geass: Endless Dark [Cambio de botones]
Dom Feb 10, 2013 12:50 am por Invitado

» Aviso de Code Geass: Endless Dark
Mar Dic 11, 2012 5:05 pm por Invitado

» Aviso de Dark Souls
Lun Nov 19, 2012 10:00 pm por Invitado

» Afiliación "Golden Age a.R" [Elite]
Mar Sep 04, 2012 5:22 pm por Invitado

» Lacrim Tenebris. Foro Steampunk/Fantasía. (+18)- [Élite]
Dom Sep 02, 2012 11:25 am por Afiliador

» {Pokémon Battle Royale}{Afiliación Élite}
Vie Ago 24, 2012 4:40 pm por Afiliador

» Toxic Academy {{Recién abierto}}
Vie Ago 17, 2012 10:47 pm por Afiliador

» En este momento pienso que...
Mar Ago 14, 2012 1:51 pm por Hisumi

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Miér Jul 19, 2017 2:53 am.
Code Geass: Endless Dark vocaloid melody rolSubZero
Photobucket
[Da click para ver nuestros afiliados]

El segundo encuentro: Sangre y lagrimas -Priv. Nebiros-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El segundo encuentro: Sangre y lagrimas -Priv. Nebiros-

Mensaje por Bardo Hayame el Sáb Abr 28, 2012 5:16 pm

-respiraba agitado, no estaba herido de muerte y a decir verdad no le dolían demasiado las heridas en sus manos, pero estaba frustrado y molesto consigo mismo por tardar tanto en capturar a ese estúpido dragón, ya estaba cansado, quería beber y dormir, pero ese dragón parecía disfrutar retrasar las cosas mas de lo que debería.
Cuando se preparaba para acercarse y cortarle las rotas alas al dragón, este se le adelanto, apareciéndose frente a el en una extraña y semitransparente forma.- de que tanto hablas? –lo escuchaba balbucear, apegado en su cuerpo de manera extraña, como si fuese una especie de cese al fuego. Casi sin moverse recibió aquel beso, el contacto de labios que fue efímero y irritante, pues sabia lo hacia con burla- que?! –grito molesto, y justo cuando le tomo del cuello de su camisa el dragón desapareció, dejando a un molesto y muy frustrado bardo en campo abierto.
Hijo de puta –susurro apenas guardo su ensangrentada cuchilla, quitándose la rasgada camisa y lanzándola lejos, dejando ver su trabajado y lastimado torso bajo el brillo de la luna.- necesito dormir –siguió su camino rumbo al reino, esperando casi con ansias el volver a encontrarse con esa bestia.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.--..--.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.

No paso mas de un par de meses para que bardo decidiera buscar a esa bestia de nuevo, aunque claro ahora venia mas preparado que antes, multitud de artilugios que tenia en su morral y escondidos entre su ropa, además claro de unos cuantos pergaminos que había solicitado a un hechicero amigo suyo, también había entrenado mejor su cuerpo y su vista para no dejarse engañar tan fácil.
Luego de haber pasado por aquella taberna donde bebió una botella entera de aguardiente salió del reino, el cual por cierto estaba bajo reparación debido a la nada divertida estrategia de ese sujeto de envenenar a las personas.

Camino por horas, había leído algunos libros y había escuchado que cerca a las montañas, pasando el bosque se encontraba mayormente ese dragón desquiciado, además de que era un buen lugar para pelear puesto que era campo abierto y no daba tiempo a sucias estrategias, de las que sabia nebiros era capaz.
Muéstrate hijo de puta! –grito apenas llego a aquel lugar, con el sol casi oculto y el viento comenzando a enfriar el ambiente, su cabello se movía hacia un lado y su mirada se enfocaba en la nada, por alguna razón ese lugar apestaba a muerte, como si el dragón llevase ahí a sus victimas aunque no fuese el lugar donde se refugiara.

Supuse que tenias ganas de verme –sonrío a sabiendas de que el otro le escuchaba, apoyando sus manos en su cintura de manera arrogante- muéstrate y vamos a bailar –sonrío de manera burlona, si quería hacerle aparecer debía usar estrategias similares a las del otro, pero de todas maneras sabia perfectamente que no seria sencillo.
O es que sigues siendo tan cobarde como para mandar clones y no el tu verdadero.. que lastima me das –de su cintura desato una pequeña cantimplora en la cual guardaba licor, del cual bebió un gran trago- te estoy esperando –murmuro y volvió a sonreír, definitivamente le gustaba ese lugar, era tan sombrío y alejado del reino que si debía morir ante el dragón ahí, no le molestaría para nada, por mucho que supiera que el ganaría, o al menos eso creía y era un intento de darse ánimos ante la muerte mas segura.- bastardo –susurro al ver una oscura figura aparecer ante el.

avatar
Bardo Hayame
Cazador.
Cazador.

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 11/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El segundo encuentro: Sangre y lagrimas -Priv. Nebiros-

Mensaje por Nebiros el Dom Abr 29, 2012 4:29 pm

Habían pasado dos meses desde que se había enfrentado a aquel cazador que parecía tener más bien poco de humano, por mucho que oliese como tal, y sin embargo ya le echaba en cierto sentido de menos. Ni el propio Nebiros se lo creía, sí que le había dado fuerte como para que se encaprichase con él de aquella manera pero... es que en verdad había sido un duelo entretenido el que había tenido con él, aunque fuese a través de una sombra.
Era por eso que no había permanecido ocioso en todo aquel tiempo. Al mismo tiempo que seguía adelante con sus planes de corromper la ciudad para su propia diversión, Nebiros había hecho ciertas averiguaciones sobre aquel hombre que, al parecer, era mucho más famoso de lo que en un principio hubiese podido pensar por su vestimenta pobre y su pobre manera de ser... que en verdad parecía una mezcla entre la de un verdulero de mal talante y un noble con ínfulas de rey.
El denominado "Cazador Legendario" había sido llamado así al parecer no sin razón, y muchos especulaban que podría ser incluso Crassis reencarnado. Por supuesto aquello no dejaban de ser simples tonerías... pero aún así Nebiros sabía que para enfrentarse cara a cara a él tendría que tener más de un as en la manga por si las cosas se torcían. Después de todo y aunque fuese sólo una sombra no le había gustado lo fácilmente que la había capturado con un lazo ensangrentado y menos cuando había logrado detener su ataque físico con las manos desnudas... sin duda le había quedado claro que, si bien era un mono descerebrado... era un mono descerebrado con una fuerza y una velocidad monstruosas y a tener en cuenta.

Era precisamente por eso por lo que había decidido prepararse, buscando un sitio en específico para enfrentar al humano, un sitio que prepararía previamente para tener ventaja y que parecería en apariencia tan perfecto para ser contraproducente para su persona que sabía el cazador no podría desaprovechar para atacarle. Una llanura aparentemente perfecta para luchar contra sus estratagemas tan habituales... y que en realidad sería peor que el infierno cuando desatase su magia escondida.

Sonriente tras terminar de hechizar el lugar, Nebiros había esperado durante varios días sin que hubiese rastro del cazador, pero pacientemente esperó, sabiendo que terminaría por aparecer... su estrategia no podía fallar, era demasiado perfecta como para que lo hiciese.
Así pues esperó y esperó... hasta que como había predicho aquel engreído entró en su territorio chillando como una verdulera y tratando de provocarlo con aquellos burdos insultos. En verdad era patético en ese sentido, por muy fuerte que fuese luego... puede que eso fuese lo que menos le entretenía del cazador. Aunque bueno... aquel engreimiento sería en realidad su perdición... había acudido a él cuando ya anochecía, seguramente pensando en sus clones de sombra... que iluso. Sus clones no podían existir de noche... pero él se volvía completamente imbatible durante ese mismo periodo del día. Nadie había logrado siquiera rozar su cuerpo... cuando el sol caía.

Salió de las sombras tranquilamente, andando relajadamente hasta situarse a unos treinta metros del humano. Ya conocía la magnitud de su velocidad, a aquella distancia podría lanzar un ataque e interceptarlo a medio camino si trataba de moverse a todo correr hacia él. Sonrió encantadoramente, sus dos ojos despejados a diferencia de la primera vez que se habían visto.
- Lo siento... pero es que realmente me encanta jugar -sonrió de forma más amplia, entornando sus bellos ojos, posando una de sus manos en la cintura de manera parecida a la del otro-. ¿Te divertiste con mi sombra ese día? Diría que quedaste bastante perjudicado para haberte enfrentado a menos de un cuarto de mi poder... pobrecito -se relamió de una manera sensual que dada la situación sin embargo podría resultar más bien siniestra-, me hubiese gustado estar allí para poder lamer tu sangre...
Aún sonriente, Nebiros dio una palmada, juntando sus manos como si fuese a rezar.
- Ahora... para conmemorar nuestro nuevo encuentro, ¿qué te parece jugar un juego? -sus ojos brillaron con un aura violácea, al tiempo que los campos que hasta hacía un segundo estaban verdes a pesar del delator olor de la muerte se corrompían y morían a toda velocidad en casi tres kilómetros a la redonda, sin más efectos visibles de que hubiese hecho algo.

Nebiros le dedicó otra sonrisa a Bardo y se hundió en su sombra demasiado rápido como para que el otro pudiese hacer nada. Con su desaparición la tenue sombra que se recortaba debido a la luz del sol desapareciendo por completo.
- El juego es sencillo -sonó su espectral voz desde todos los lugares de los alrededores y a la vez desde ninguno-. Tendrás que luchar adivinando qué es lo que debes matar... y qué lo que no debes matar... -la voz sonó divertida- si logras derrotarlos a todos sin matar a ninguno incorrecto... te concederé el honor de luchar personalmente contra mí...
En el momento en el que sus palabras terminaron de la tierra comenzó a manar una energía oscura, que al condensarse conformó... figuras humanas.
Hombres y mujeres de todas las edades, colores, tamaños... estado de descomposición, se materializaron rodeando desde todos lados a Bardo. Había posiblemente más de cincuenta... algunos de ellos estaban vivos y bajo el embrujo de Nebiros, otros estaban muertos y reanimados por su magia oscura.
El dragón abismal observó desde la oscuridad del Plano de las Sombras el espectáculo, preguntándose si el cazador podría distinguir a quién matar y a quién no... después de todo había algunos muertos que tenían todo el aspecto de estar bien vivitos y coleando y al revés... sería divertido de ver.
avatar
Nebiros
Criatura: Dragón.
Criatura: Dragón.

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 10/04/2012
Localización : En tu peor pesadilla... *sonrie*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El segundo encuentro: Sangre y lagrimas -Priv. Nebiros-

Mensaje por Bardo Hayame el Lun Mayo 07, 2012 12:20 pm

Habladurías, era lo único que podía ver salir de los labios del dragón desquiciado, es que no terminaba de entender que todo lo que el tuviese que decir le importaba menos de lo que realmente suponía tenia que importar? Al parecer al dragón le gustaba hablar cosas sin sentido todo el tiempo era como esas novelas que había leído en alguna ocasión en la que el villano en lugar de asesinar a su captor, prefería hablar y hablar hasta que su plan se veía frustrado, aun así mantuvo su vista en el dragón, observando cualquier movimiento que pudiese siquiera planear, bardo era rápido, casi como la luz así que no tendría demasiado problema en esquivar o evitar cualquier ataque que el otro planease lanzar contra el.
“porque no simplemente empiezas ya?” –pensó mirando la manera burlona y alegre con la que el dragón hablaba, parecía incluso que le resultaba extasiante y divertido estar asomando su rostro a la muerte, porque a pesar de haber salido lastimado en su pelea contra aquella sombra, bardo había dejado en claro la habilidad que poseía para no solo detener, si no incluso liquidar al otro si se lo proponía, tomando en cuenta incluso que en aquella ocasión bardo no se tomaba la pelea demasiado enserio y ahora las cosas iban en serio.
Porque no dejas de hablar y actúas?! –le dijo al dragón mientras repasaba su cabello con sus manos, sentía la cabeza caliente, quizá porque había estado caminando bajo el sol, después de todo el reino no quedaba tan cercas y le había tomado algunas horas llegar ahí, así que no tenia demasiada paciencia en ese momento.

No tardo demasiado en recibir como respuesta aquel putrefacto ambiente, todo se había puesto bastante extraño aunque viniendo de esa bestia nada le parecía lo suficientemente anormal no luego de haber peleado contra una sombra recibiendo a cambio algunas cuantas heridas no demasiado profundas pero bastante dolorosas.
Su mirada se fijo en el suelo, justo en el momento cuando aquellas figuras comenzaron a emerger, haciendo que su ceño se frunciera y mirara a la nada con la mirada molesta, sabiendo que el otro podría escucharle.- no debes jugar con la muerte… todo el dolor que has causado se te regresara y vas a sufrir –bufo suspirando, mientras sacaba de su funda su ahora par de cuchillas- supongo que no tengo otra alternativa- había entrenado sus ojos, solo para reconocer falsas copias del dragón, aunque supuso que serviría para ver cual de ellos era falso y cual real.
Por suerte logro identificar esa especie de brillo en las personas vivas, lo que le ayudo a atacar únicamente a aquellos que solo desprendían asquerosa oscuridad, atacándolos de manera certera haciendo que aquella sombra se disolviera en el aire.
Ya esta… termine –guardo sus cuchillas, limpiando el sudor de su frente con su mano, las sombras que seguían en pie eran personas con vida, a las cuales había logrado evitar matar solo para no darle el gusto al dragón pues ciertamente no le interesaba demasiado lo que pasara con ellos.

Cumplí con tu jueguito dragón.. Así que da la cara –aquellas sombras habían logrado herir superficialmente su piel, nada doloroso pero si sangraba, eran algunos cortes pequeños en el pecho y brazos.
Por comodidad bardo se deshizo de su camisa, la cual era ahora solo retazos pues por muy rápido que fuera, la cantidad de sombras que el otro había invocado había logrado causarle aquellos cortes.- que no me oíste?! –bufo molesto repasando su cabello de nuevo- da la cara y pelea bastardo –alzo una ceja y luego miro hacia arriba- o es que aun te cuesta admitir que te asusta enfrentarte a mi? –Quizo sonreír pero recordó que esa clase de provocación no funcionaba con el dragón, por lo que se guardo las burlas, esperando con impaciencia y cautela a que aquella bestia se materializara de nuevo.

avatar
Bardo Hayame
Cazador.
Cazador.

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 11/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El segundo encuentro: Sangre y lagrimas -Priv. Nebiros-

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.